domingo, 18 de marzo de 2012

El Palacio de las Tempestades, Historia de una Dinastía

Después de una temporadilla en silencio, no por gusto sino porque he estado muy liada y bastante desmotivada, vuelvo al tajo. Espero ponerme al día con mis reseñas semanales en breve y, como hay que arrancar por alguna parte, ¿qué mejor que hacerlo con una ambientación clásica de fantasía como lo es Reinos Olvidados? Ahora a un precio muy interesante para todos los bolsillos, 5,95€ en tiendas como Cyberdark, es imposible apartar la tentación de echarle un vistazo a sus páginas.

Sembia, Gateway to the Realms es una saga compuesta originalmente por siete libros y fue editada entre el 2000 y el 2003, relanzada de nuevo en formato rústica en 2007 y que llegó a España en 2010. Actualmente, después de dos años, no parece que la editorial tenga previsto seguir publicando esta saga, pese al interés de los lectores en verla en castellano y al renombre de varios de los autores que escriben los libros que la continúan: Shadow's Witness, Paul S. Kemp; The Shattered Mask, Richard Lee Byers; Black Wolf, Dave Gross; Heirds of Prophecy, Lisa Smedman; Sands of the Soul, Voronica Whitney-Robinson; Lord of Stormweather, Dave Gross.

El Palacio de las Tempestades fue la última tentativa, por ahora, de Timun Mas de relanzar Reinos Olvidados dejando a un lado la inagotable y longeva historia de Drizzt Do'Urden. ¿Qué mejor forma de acercar un poco esta experimentada ambientación que un libro donde se reúnen relatos de autores tan consagrados como Ed Greenwood, Lisa Smedman o Paul S. Kemp? Sin embargo por alguna decisión técnica desde su publicación en 2010 esta saga no ha visto aumentar sus ejemplares en castellano y con la actual política de la editorial de no publicar nada de Reinos Olvidados salvo el consabido elfo oscuro las posibilidades de verlos se van reduciendo poco a poco.


Publicado en tapa dura e ilustrado, este Palacio de las Tempestades es una composición de relatos donde se presenta a una familia de la nobleza de Sembia, los Uskevren. Esta familia, que podría pasar por ser un ejemplo de la alta sociedad de su país, es de todo menos convencional, algo que los autores se esfuerzan en relatar en cada una de las historias que compone el libro, dedicadas en cada caso a un miembro de la familia en concreto y hasta cierto punto ordenadas cronológicamente. Comenzando por el patriarca, Thamalon Uskevren, se sigue por historias protagonizadas por su esposa, su hijo mayor, su hija, su hijo menor e incluso incluye dos basadas en personajes de la servidumbre, el mayordomo y una criada. 


Estos relatos cortos, ilustrados cada uno con la imagen de la persona concreta que va a ser protagonista, se esfuerzan por mostrar al lector lo poco convencional que es cada miembro de la familia, cuánto se separaran de sus homónimos nobles de Sembia y hasta cierto punto ofrece una idea de hacia dónde se encamina el destino de esta dinastía. Siendo original la propuesta, ofrecer una familia tan dispar y con tantos secretos poco convencionales: el tópico de la hija díscola, la madre aventurera reconvertida en cortesana o el hijo cambiaformas; puede llegar a chirriar bastante. Para cualquiera está claro que en cada familia hay secretos inconfesables e historias que de conocerse darían al traste con cualquier respetabilidad posible, pero que cada miembro de la familia tenga un secreto da como resultado una cuasi competición para ver cual de ellos es más histriónico e inimaginable y que una apuesta original como es presentar una familia de una nación hasta ahora poco explotada dentro del panorama de Reinos se pierda en una consecución de pequeñas historias personales que hablan poco de Selgaunt, la capital de Sembia, y sí mucho de cada uno como individuo particular.


La novela está bien estructurada, desde el personaje más importante y veterano hasta el menos importante dentro de la estructura familiar, pero no necesariamente del más interesante al menos en cuanto a los relatos se refiere. Si bien la historia del actual señor de la casa pasa por ser una de las más interesantes del libro, no lo es menos la penúltima dedicada al mayordomo Cale, uno de los más creíbles y originales de toda la novela sin ser miembro de la familia. Sin embargo otros como los de Shamur, esposa de Thamalon, Tamli, su hijo mayor, o Tazi no llegan al mismo nivel ni en cuanto a historia ni en redacción, con situaciones absolutamente absurdas y diálogos más propios de una comedia que de una novela de literatura fantástica. Posiblemente la idea de los autores fuera ésa, dar una imagen más desenfadada y cómica junto a otra más seria y solemne de cara a ofrecer historias para todos los gustos y atraer a más posibles lectores que hayan comenzado sus andanzas con la 4ª edición del juego de rol y el escenario de campaña de Reinos Olvidados, pero para aquellos más veteranos puede hacer pensar en una bajada de calidad de una serie de novelas que ha ofrecido tantas horas de diversión.

En la variedad está el gusto, o algo así deben pensar los editores al habernos presentado esta novela, que arranca una saga bastante apreciada en su edición original inglesa pero que hasta ahora solo hemos podido catar a través de su primera entrega El Palacio de las Tempestades. Un tanto exagerada en tanto en cuanto a presentar más diferencias que homogeneidades dentro de la sociedad que se supone que representa, como toda buena obra de varios autores presenta diferencias de calidad en cuanto a historia y a texto en general, lo cual puede gustar o llegar a cansar a los lectores más veteranos. Una apuesta de luces y sombras que no se puede juzgar por completo sin poder acceder al contenido del resto de libros en los que posiblemente se desarrolle ya la historia en sí, ya que en esta entrega se centra tan solo en presentar a la familia protagonista, los Uskevren. En cualquier caso una oportunidad más de poder echar un vistazo a los famosos Reinos Olvidados, concretamente a un país hasta ahora poco conocido como es Sembia, alejándose de los tópicos típicos que parecen monopolizar esta ambientación en los últimos años, al menos en cuanto a lengua castellana se refiere.

4 comentarios:

  1. Hola buenas. Creo que deberías haber puesto la fuente de la primera imagen, ya que pertenece a una fotoreseña que hice de los libros hace tiempo en La Espada en la Tinta:

    http://www.laespadaenlatinta.com/2010/02/fotoresena-sembia-gateway-to-realms.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La encontré por ahí por internet y no me fijé en su procedencia, siento si te ha molestado buscaré otra en su lugar :)

      Eliminar
  2. Si, y se dejo de publicar porque la traducción fue pesima (por no decir espantosa o algo peor) después de que el editor jurase y perjurase que tenían un glosario.. ni siquiera en dos relatos de un mismo traductor concordaban los términos. Fue una de las mayores chapuzas de Timun en traducciones.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que ya comento que no me gustó, no. Supongo que la original en inglés será mejor pero lo que es la castellana, qué horror.

    Gracias a los dos por comentar.

    ResponderEliminar