domingo, 4 de marzo de 2012

El Camino de los Reyes, el retorno de la Alta Fantasía

Fue un 26 de marzo, concretamente del pasado año, que este blog recibiera la primera entrada del que es sin lugar a dudas mi autor favorito en el panorama de la literatura fantástica. No quiere decir con ello que aquel Aliento de los Dioses haya sido el único libro suyo que haya caído en mis manos pues realmente todos los que Ediciones B ha tenido a bien traducir dentro de su colección Nova se encuentran en mi poder, a buen recaudo y en un lugar bien visible de mi biblioteca. En esta ocasión, dejando por ahora a un lado otras notables obras suyas que ya he leído, traigo en esta reseña la última de sus obras traducidas al castellano, publicada en febrero del presente 2012. Bienvenidos a la Guerra de las Tormentas, que tiene su comienzo en El Camino de los Reyes.

Poco más puedo añadir a la nota ya escrita en mi anterior reseña sobre este autor a lo dicho aquí. Tras un año pasado ajetreado por los constantes viajes para promocionar sus obras y La Rueda del Tiempo, ha publicado una precuela a su maravillosa trilogía Nacidos de la Bruma titulada "The Allow of Law" y ha completado ya varios borradores del último libro que compone la larga saga La Rueda del Tiempo, "A Memory of Light" con fecha confirmada de venta en inglés para enero de 2013.

El Camino de los Reyes es el primer libro de la que va a ser una decalogía completa llamada La Guerra de las Tormentas. Está publicado por Ediciones B en su colección Nova como las anteriores entregas, también en edición rústica con amplias solapas y unas 1200 páginas de extensión, lo cual lo convierte en su novela más larga hasta la fecha publicada en castellano, aparte de lo que pueda haberse visto ya dentro de la saga La Rueda del Tiempo.


La extensa historia está dividida en partes y en interludios y cada uno de ellos está narrado en torno a una o varias de las figuras protagonistas de este libro, que podría decirse que son cuatro en total con un enorme elenco de personajes secundarios que también mantienen cierto protagonismo durante toda la historia y los interludios. La historia introduce al lector en un mundo fracturado, dividido en reinos que se miran con suspicacia y en constante lucha de poderes, herido por guerras constantes y a punto de ver hecho realidad un pacto entre dos razas: los parshendi y los alezi. Sin embargo, un terrible asesinato vendrá a sembrar de nuevo el caos y la conmoción. La muerte del rey Gavilar, el reunificador de la nación alezi, llevará a una venganza militar que hará que ambos grupos raciales se enfrenten en una cruenta guerra durante años. Esta guerra es el marco principal en el que se desarrolla toda la historia, donde un joven rey intenta controlar el legado de su padre mientras sus altos príncipes aprovechan la situación para enriquecerse dejando en papel mojado todos los tratados firmados y su tío, el valiente Dalinar Kholin apodado "El Aguijón Negro", luchar para mantener con vida e íntegro a su sobrino y rey aunque ello le lleve a ponerse en contra de todos los altos príncipes y cortejar la muerte más cerca de lo que ha hecho durante toda su vida como guerrero.

Por otro lado, la hermana del actual rey, Jasnah Kholin, conocida apóstata y erudita, trabaja en la lejana Kharbranth contrarreloj, abriéndose paso merced a su incisiva inteligencia y perseverancia entre mitos y leyendas para desenterrar un pasado que no por estar fragmentado y oculto en miles de historias es menos real y aterrador. A su lado, la joven Shallan lucha por convertirse en su pupila aunque este interés tiene en realidad un objetivo oculto y poco honorable, será este objetivo el que la lleve a descubrir cosas sobre ella misma y su familia que la hacen darse cuenta de que la investigación y el conocimiento de su mentora pueden ser su única oportunidad de abrirse paso en el mundo y ayudar a su familia.


En último lugar, Kaladin, aprendiz de cirujano, soldado, traidor y más cosas ocultas por falsas verdades, verá como su llegada al campamento del brillante señor Sadeas y su incorporación a la más baja condición de esclavo como es ser un "hombre de los puentes" le permitirá descubrir nuevo sentido a su vida y  la realidad del apodo "Benditormenta" que sus compañeros del ejército le pusieron hace lo que a él le parece una eternidad. Atormentado por haber sido incapaz de salvar a todos aquellos que habían confiado en él, su tortuoso camino le llevará a la redención a través de las Altas Tormentas y con ello a protagonizar el que podría ser el capítulo más importante de la vida de su gente.


Estructurada en torno a partes y capítulos temáticos dedicado a uno o varios protagonistas y en interludios dedicados mayormente a personajes secundarios de la historia, El Camino de los Reyes recuerda y mucho a Canción de Hielo y Fuego, también evitando la aparición de los tópicos típicos de la alta fantasía como son las razas prototípicas elfos, enanos, orcos, etc. y creando a su vez más razas humanas así como seres y razas animales propias y exclusivas como pueden ser los chulls (enormes cangrejos usados normalmente como animales de tiro), sabuesos-hacha o los spren, diminutos seres de origen desconocido que se reúnen en torno a ciertos fenómenos o emociones fuertes (vientospren, putrispren, gloriospren, ...). Como en el caso de Nacidos de la Bruma, Sanderson también reforma la magia en su universo haciéndola aparecer algo más creíble y posible que lo visto en las obras clásicas de la fantasía. Todo gira en torno a las llamadas Esencias y su transmutación mediante los llamados fabriales. También presenta grandes parecidos con Canción de Hielo y Fuego en la madurez de la trama, en que se se favorecen las intrigas palaciegas, el toque medieval del mundo en general y también en el desconocimiento real del pasado, pese a ser responsable de los hechos que se van a suceder tal como se esboza en esta primera entrega de la saga.


Pese a la longitud de El Camino de los Reyes, no deja de ser la introducción a una historia mucho más larga, un arañazo en una complicada trama que arrastrará a los protagonistas durante bastantes entregas antes de ver su conclusión. Dado lo variado de las situaciones, las historias que se presentan, todos los interrogantes que se han creado y los precedentes sentados por el autor en su anterior trilogía, se intuye que estas historias apenas serán la superficie de lo que está todavía por suceder y que sus resoluciones así como el planteamiento de nuevos interrogantes, será la tónica dominante durante toda La Guerra de las Tormentas. Este libro peca de ser tremendamente lento en su arranque, en parte comprensible por la cantidad de personajes que está presentando y por lo complejo de la historia, una lentitud que puede echar atrás a los lectores que busquen acción y aventuras desde el principio y que va ascendiendo en interés conforme se avanza hasta llegar a su clímax al final. Junto a los personajes principales llamar la atención sobre los secundarios, que no son ni mucho menos pálidas sombras que tan solo pasan sin importancia por la trama sino que tienen su propio peso en ella y gran personalidad. Destacaría a Sagaz, que protagoniza en solitario el Epílogo, lo cual da cierta idea de su posible importancia, y que aparece intermitentemente todo el tiempo.


Sobre la edición en sí, este libro viene presentado de forma espectacular ilustrado con imágenes intercaladas a lo largo del libro que se asocian a los supuestos bocetos y dibujos que realiza uno de los personajes: Shallan. El inicio de cada capítulo también está ilustrado con un pequeño dibujo en la parte superior que supone una agradable novedad a una lectura tan larga e intensa como es este libro. Especial mención a los mapas y diagramas de runas a todo color insertados al comienzo y al final del mismo, realizados con tanto mimo y cuidado que la convierten en una obra tremendamente cuidada y que parece ser una reproducción bastante exacta de la realizada por la la editorial inglesa.


Como punto negativo está el texto. Posiblemente la falta de un glosario de nombres haya hecho un lío a las personas encargadas de revisar el texto pues este libro está plagado de pequeñas erratas en nombres propios, inicio y cierre de diálogos e incluso algunos fallos tipográficos que no aparecían en el resto de libros de Sanderson. En parte comprendo la confusión en los nombres porque cuando leí el libro al principio también me costaba diferenciar quién es quién en cada caso, pero que un lector tenga dudas no influye tanto al libro como que quienes están encargados de revisar los posibles fallos también las tengan y cometan errores como otorgar frases a quien no las dice o hacer que un personaje se esté diciendo algo a sí mismo erróneamente. Espero y deseo que se trate de un problema puntual, porque desluce muchísimo a la imagen general del libro que puede tener el lector, muy merecedora de más por su gran presentación en cuanto a ilustraciones y formato. Por otro lado el tamaño puede suponer un problema, ya que el grosor del libro lo hacen bastante inmanejable y poco práctico sobre todo para los lectores que gustan llevarse lectura fuera de casa, algo que una futura edición en ebook podría arreglar sin ningún problema.

Finalmente, como no puede ser de otro modo, recomiendo la lectura de este libro. Si bien los impacientes tendrán que esperar a su momento antes de ver al fin que los acontecimientos comienzan a acelerarse, merece la pena la espera y mucho. También el tamaño es un grado, no es un libro para llevarse en los desplazamientos pero compensa por otro lado con unos personajes bien asentados, una trama predecible en algunos resultados pero en general muy original e interesante y sobre todo la posibilidad de disfrutar del ingenio siempre presente en la pluma del gran Brandon Sanderson, una apuesta segura para los amantes de la fantasía épica adulta que sigue estando en lo más alto.


3 comentarios:

  1. Nunca dejará de sorprenderme tu velocidad de lectura, yo tardo meses en terminarme un libro.

    ResponderEliminar
  2. Pues he tardado en leerlo porque no quería terminarlo pronto para poder saborearlo lentamente, que es lo que hay que hacer con un libro de este calado :)

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar