miércoles, 18 de enero de 2012

From Shore To Sea, una aventura Cthulhuniana para Pathfinder

Tras la pequeña gran debacle que supuso el paso de Dungeons&Dragons 3.5 a 4ª ed., como todos sabréis hubo una editorial dedicada al rol que decidió crear su propia línea de productos tras la controversia que acabó por generar el cierre de su revista Dragón. El resultado salta a la vista y Pathfinder se ha convertido en una gran alternativa a Dungeons por sus propios méritos sabiendo mantener el interés de aquellos que decidieron mantenerse en la 3.5 o simplemente comenzar a adentrarse en este mundo de dragones y mazmorras usando los nuevos manuales de reglas propios de la casa. 

Con más interés en el jugador que otras editoriales, Paizo creó varias líneas de producto destacando sobre todo su compromiso con las aventuras y las campañas, de las que saca prácticamente un suplemento al mes de forma ininterrumpida con ambientaciones tan variadas como las tradicionales, de corte oriental o incluso orientadas a la navegación o en ciudad. Espero poder ofrecer más adelante una reseña de una campaña completa (actualmente estamos jugando Rise of Runelords y estoy adquiriendo Carrion Crown), pero lo que sí puedo es reseñar una aventura como ejemplo de esta interesante línea de historias que pueden jugarse por separado o insertarse como interludio en una más larga. Para ello he escogido una de temática menos común llamada From Shore To Sea, o lo que es lo mismo, De la Costa al Mar.



From Shore To Sea es un módulo de 30 páginas publicado en rústica que ofrece una aventura completa para personajes de nivel 6, aunque se puede jugar con grupos de nivel 5 ó 7 sin problemas, a todo color y compatible tanto con las reglas de 3.5 como las de Pathfinder. Sin desvelar demasiado el argumento, la historia trata de un pueblecito costero en Cheliax donde la gente sufre ataques procedentes del mar y las criaturas que en él moran. Los personajes deberán averiguar qué mal aflige a los habitantes y desplazarse hasta su origen donde descubren que hay horrores que son capaces de sobrevivir al paso del tiempo, extendiendo su influencia para conseguir sus fines. No todo el peligro procederá de los enemigos con los que los jugadores se encontrarán, sino que también otro tipo de situaciones causarán duros dolores de cabeza a aquellos que estén acostumbrados tan solo a vérselas con un enfrentamiento tras otro. Los personajes deberán esforzarse al máximo para conseguir, no solo vencer, sino que su victoria sea completa y sin discusión.


La portada del juego ya muestra por sí misma qué tipo de problemas se van a encontrar los pjs. Su calidad es similar a la del resto de ilustraciones que se suelen encontrar en los manuales de Paizo. En las contraportadas se encuentran los mapas de la aventura, un buen sitio por si es necesario hacer una copia que sirva a los jugadores sin destrozar mucho el módulo.


Toda la aventura tiene grandes reminiscencias a los Mitos, casi como si de un homenaje se tratara. Lo mejor de todo es que la mezcla es muy acertada e interesante. Las ilustraciones y los bordes de página son a todo color. Aunque en ocasiones se añadan fondos de color para diferenciar cuadros o aclaraciones de interés, todo es perfectamente legible en un no menos perfecto inglés.


Algunos adversarios vienen especificados con sus propias características, como es de esperar en este tipo de módulos. Para el resto se detalla la página del Bestiario donde puede ser encontrado para facilitar la labor del DM.


Y por si los jugadores no desean hacer fichas nuevas o alguien se ha unido al grupo y no tiene personaje, al final de la aventura disponemos de cuatro fichas pregeneradas listas a disposición de quien las quiera usar.


Por tanto nos encontramos con un módulo interesante que se sale de los cánones argumentales del género, haciendo un guiño a los elementos que componen La Llamada de Cthulhu sin que por ello se resienta la historia y aportando un punto de horror que no se ve en la mayoría de los módulos. Una apuesta sin duda interesante que enriquecerá las mesas de juego de los que se atrevan a aceptar el desafío.




2 comentarios:

  1. Gran entrada como siempre.

    Por añadir algo, aunque no conozco mucho la aventura, por lo que veo, es que los pjs ya prehechos son los mismos que los de las figuras que venden ahora paizo. Sin duda esta gente sabe como montarselo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, son los mismos. Supongo que para que se reconozcan los arquetipos sin problemas. Hasta ahora han demostrado tener buena visión comercial aunque quién sabe cómo les tratará el tiempo.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar