martes, 23 de agosto de 2011

Medianoche vs. Crepúsculo, lo sobrenatural llevado a lo romántico está de moda 1º parte

Aunque no es mi temática favorita, seguramente por mi gran vinculación con los juegos de rol de Vampiro: La Mascarada y en general con el Mundo de Tinieblas de White Wolf, no puedo vivir en mi burbuja y hacer como si esto no existiera. Nos guste o no desde que Anne Rice abriera la veda con sus Crónicas Vampíricas el amor sobrenatural se ha puesto de moda y lo que comenzó con simples escarceos respetando más o menos lo que tradicionalmente se sabía de los seres sobrenaturales se ha convertido más en una excusa para hacer cambios, traslaciones y todo orientado a satisfacer a un público juvenil bastante interesado en este tipo de literatura, sobre todo las chicas.

Y es que nos guste reconocerlo o no, los seres sobrenaturales tienen mucho misterio y morbo. Eso hace que todo ese tipo de amoríos de las novelas, las dificultades de las clases sociales, razas y religiones queden a un lado porque, ¿cómo explicar que alguien se sienta atraído por un ser que te puede matar por hambre o un arranque de ira? Siempre hay alguien lo suficientemente majara para querer jugar con fuego y arriesgarse disfrazando esto de un amor puro, trágico, etc. y es este tipo de situaciones tan imposibles lo que ha decidido finalmente a más de una escritora a trabajar sobre este sector y con gran éxito de ventas, dicho sea de paso.

En esta comparativa hablaré de las dos sagas que son más conocidas dentro del fenómeno editorial en torno al amor sobrenatural. Sin duda me dejaré otras muchas no menos conocidas como La Hermandad de la Daga Negra o Crónicas Vampíricas, pero en ocasiones me es imposible sobresaturarme más de tanto empalago amoroso, así que solo he sido capaz de echar un vistazo a estas dos sagas: Crepúsculo y Medianoche, que creo que pueden ser claros exponentes del género en cuestión. En esta entrada tocará Crepúsculo y en la siguiente, Medianoche.

Crepúsculo, la más conocida de ambas sagas, es obra de la escritora Stephenie Meyer. Esta escritora estadounidense nacida en 1973, estudió filología inglesa aunque lo que mejor se le daba era la escritura creativa y la literatura. La primera obra de su saga, Crepúsculo, vería la luz en 2005 y tan grande fue su éxito que fue considerada como una de las escritoras más prometedoras por Publisher's Weekly. El tiempo le daría la razón y hasta la fecha ha publicado Luna Nueva, Eclipse y Amanecer, estando prevista la publicación de una última obra, Sol de Medianoche, que cerraría esta saga. También ha publicado La Segunda Vida de Bree Tarner y La Huésped, que es su obra más reciente, en 2008.

La protagonista de la saga Crepúsculo es Isabella Marie Swan, una joven de 17 años que se muda a vivir con su padre al pintoresco pueblo de Forks donde él reside y trabaja cuando su madre se vuelve a casar. Cuando comienza sus clases, descubre que hay una serie de jóvenes que llaman su atención por su aparente belleza y su extraordinaria palidez. Con el tiempo y algo de paciencia descubrirá que son hermanos y pertenecen a la familia Cullen: Edward, Emmett, Jasper, Alice y Rosalie. Con el tiempo descubrirá su secreto y es que forman parte de una familia de vampiros y es por eso que no toleran la luz del Sol en demasía y poseen una rapidez y fuerza por encima de lo normal. Esta relación le traerá problemas cuando una familia rival ve en ella el punto débil de sus enemigos los Cullen e intentan matarla. Como es de esperar, Bella es salvada en el último momento y Edward, que se ha convertido en su novio, decide que lo más seguro para los dos es separarse.

Como era de esperar, en Luna Nueva Bella cae en una depresión debido a la marcha de su amor, Edward. Incluso con la ayuda de Alice y la presencia de Jacob, su mejor amigo, no se siente capaz de salir de esa espiral de autocompasión y culpabilidad en la que ha caído. Cuando Jacob se marcha, algo parece despertar en ella y decide averiguar qué es lo que está pasando pues no desea ser abandonada nuevamente por alguien que quiere. Es en esta situación que ella averigua que Jacob es en realidad un hombre lobo, que acude a salvarla cuando ella se lanza desde un acantilado convencida de que así podrá volver a ver a Edward al menos en visiones gracias a algún tipo de poder que parece funcionar cuando se encuentra en situaciones extremas. Será Jacob quien la salve y se encuentren con que Alice regresa a Forks, alertada porque en sus visiones ha visto cómo la chica se lanzaba desde el acantilado. Bella revela la verdadera naturaleza de Jacob a Alice y ésta le explica que Edward está convencido de ser responsable de su muerte y piensa entregarse a los Volturi para que acaben con él, cosa que Bella no puede consentir y hace que se reúna lo antes posible con Edward antes de que se produzca su muerte. Esto la pone a ella en peligro por conocer la existencia de los vampiros y tan solo la conversión de ella en no muerta acabará por aplacar los ánimos de los Volturi y les permitirá reanudar su relación de forma más abierta aunque en realidad Bella nunca es convertida en vampiro sino que tan solo lo simulan.

Esto hace que se desencadene la tormenta en el siguiente libro, Eclipse. Como era de esperar esta situación no podía durar mucho y el secreto de la no conversión de Bella llega a oídos de los Volturi después de un encontronazo de los Cullen con Victoria, una vampiresa que pretende vengar la muerte de su amante a manos de Edward en el pasado. Mientras las luchas se suceden, Bella pide a Edward que su relación sea más estrecha y aunque al principio él se resiste, al final le pide boda formalmente. Cosa que Bella acaba por contar a Jacob una vez éste se ha recuperado de las heridas causadas durante el combate con los vampiros asaltantes. Jacob no admitirá la relación entre Bella y Edward pero la boda seguirá adelante.

Amanecer continúa con la interminable historia de amor de Bella y Edward. La primera parte del libro habla sobre los preparativos de la boda y la boda en sí. Todo está narrado desde el punto de vista de ella, sus reacciones, emociones y finalmente la luna de miel en la isla Esme, propiedad de los Cullen, donde Bella se promete a sí misma que va a conseguir conquistar por completo a su recién adquirido esposo. Pese a las dificultades, ambos consiguen tener relaciones en varias ocasiones pero cuando Bella comienza a sentirse realmente mal, no tienen más remedio que regresar. Una vez de vuelta, se confirman los temores: Bella está embarazada aunque no es algo muy común que digamos y conforme su estado empeora se dan cuenta que el niño está bebiendo la sangre y tomando la energía de su madre para poder sobrevivir, consumiéndola en el proceso. Aunque Edward quiere que aborte, Bella quiere a la criatura y obtendrá la ayuda imprevista de Rosalie Hale.

Mientras tanto, Jacob tiene que enfrentarse a su propia gente que teme lo que pueda traer este extraño fenómeno que es un bebé medio vampiro. Estará presente durante el alumbramiento, que se produce finalmente también con la aquiescencia de Edward tras descubrir que puede contactar telepáticamente con su hija, cosa que hace cambiar radicalmente sus sentimientos hacia ella. En cualquier caso todo pinta mal cuando Bella sufre horrores durante el parto con roturas óseas y una pérdida de sangre que sin duda hará que muera si nadie lo evita. Será Edward quien cierre el círculo y haga realidad la promesa hecha a Bella hace un año convirtiéndola en vampiro mientras Jacob acaba por sentir algo por la niña de ambos y al adoptarla como suya aporta que su manada decida no dañar a la niña aunque sea a regañadientes.

Pero todo no acaba aquí. Como colofón de nuevo los enemigos vampiros de los Cullen intentan atacar a la niña por considerarla una aberración, una niña convertida en vampiro y algo peligroso para la raza en general. En su movimiento acaban implicando a los Volturi de nuevo por lo que los Cullen reúnen a su vez a sus aliados y se disponen a defender lo que es suyo. Superados en número y al descubrir que la amenaza no era tal, los Volturi ejecutan a Irina, la instigadora de la revuelta, y quedan convencidos de que la niña no supone una amenaza cuando Jasper y Alice se presentan con un hombre que resulta ser también medio vampiro con más de 150 años a sus espaldas. Será entonces cuando por fin puedan regresar a su vida idílica y normal y la historia termina.

Particularmente el destrozo que hace de la mitología vampírica y de los hombres lobo me parece una aberración y la historia de amor tan empalagosa que quita el sentido. Reconozco que es una literatura sencilla y que engancha, como el cine palomitas pero en libro, a quienes les guste este tipo de novelas pero así y todo si le quitaran la mitad de las páginas y no hubiera que leer tantas lamentaciones de Bella por renglón sería mucho más asequible para todo el mundo. También cansa un poco los desequilibrios entre personajes, unos muy malos y otros muy buenos, realmente ninguno resulta tan malo solo es así desde la perspectiva de la protagonista que parece no entender que su pequeño mundo forma parte de otro más amplio. Incluso desde esta perspectiva lo que las películas han hecho a los libros hace que éstos sean hasta buenos pues los cambios naturales que hay para pasar un libro al cine (lógicos por otra parte para adaptar la obra a su visionado) no han hecho que salga mucho mejor parado. A mí que me comparen a Robert Pattison con Henry Cavill como he visto en algunos blogs de cine... es que no hay color por ejemplo, aunque es una opinión personal no relevante en este caso.

En resumen, una novela solo para adictos al romanticismo más puro y duro que no le importe que la mística de las razas sobrenaturales quede hecha unos zorros merced a las exigencias del guión, sin demasiada historia más allá del eterno romance entre Bella y Edward. Bastante prescindible si no gusta el género (con todos mis respetos a los fans).

viernes, 19 de agosto de 2011

Canción de Hielo y Fuego, escenario de campaña

No hace demasiado tiempo que Edge traía para deleite de los fans de la saga Canción de Hielo y Fuego el que sería su cuarto suplemento para el juego de rol Canción de Hielo y Fuego tras el libro de reglas, la pantalla del narrador y la primera aventura. Era un manual bastante esperado debido sobre todo a que no se conocía exactamente qué contenidos iba a traer, si sería coetáneo de las novelas hasta ahora escritas o permitiría que aquellos interesados en masterear en Poniente ya sea antes o después del periodo cronológico que mantienen las novelas pudieran obtener más datos para ambientar sus crónicas. En mayo la espera terminó y llegó a las tiendas de todo el país este manual que hoy me dispongo a someter a análisis.

Bienvenidos a Poniente...

El libro está estructurado en capítulos, dedicándose en los primeros a hablar sobre la historia y la cultura del país para después pasar a desglosar por regiones con unas pinceladas más detalladas la situación de aquellos que habitan en cada una de las zonas geográficas correspondientes. Su nivel gráfico es bastante bueno, manteniéndose en la línea de los anteriores aunque sin llegar al nivel de calidad que pueda tener el actual Aquelarre (y con no tanta diferencia de precio pero sí de tamaño). Las ilustraciones son bastante ajustadas correspondiendo en su mayoría a imágenes de personajes conocidos por los fans de la saga de Martin. 

En cada capítulo desglosa con algo más de detalle un poco de historia y situación de las regiones para pasar rápidamente a hablar de las casas que se asientan en cada lugar, personajes importantes y las fichas de éstos en el formato del propio juego. Esta información, sobre todo la de las casas existentes, puede resultar bastante interesante dado que salvo algunas concretas la mayoría no son mencionadas más que de nombre en algún momento de las novelas si es que directamente no salen, por lo que a la hora de dar trasfondo o incluso permitir que los jugadores escojan una casa creada para pertenecer a ella da más posibilidades de elección tanto a másters como jugadores. 

Por otro lado decir que no entiendo bien la necesidad de las fichas de los personajes más relevantes de las novelas. En líneas generales siendo como son aquellos altos nobles que participan en el juego de tronos, los jugadores no tendrán ocasión de tratar con ellos salvo tal vez un cortés intercambio de palabras. Sería como colocar a un joven caballero novel de Pendragon junto a Lancelot, Perceval o Gawain, por poner un ejemplo. Solo para aquellos grupos más avispados que deseen jugar una crónica de muy alto nivel con personajes de la alta nobleza podría interesar conocer con detalle estas fichas siendo poco relevantes en el resto de casos.

También señalar que este escenario tan solo abarca hasta la época de la cuarta novela de Martin, Festín de Cuervos, con lo que la información podría sufrir cambios considerables conforme avance la saga, cambios que no están reflejados en el escenario y no permitirían a los más puristas seguir la línea oficial histórica marcada sino que para aquellos que vayan a jugar durante este interesante momento de incertidumbre política podría ocurrir un desenlace bastante diferente o que cambiara por completo respecto a lo que tenían pensado que ocurriera tanto a personajes oficiales como en lo referente a lugares o influencia de cada familia. Como tampoco contiene demasiados datos de momentos anteriores, hacen de este libro una pieza interesante para los coleccionistas e interesados en este mundo pero no una herramienta útil a largo plazo, siendo más bien un libro que acabará quedando un poco aparte en la estantería con el paso del tiempo. Solo con haber leído las novelas se tiene acceso a la misma información más o menos que viene aquí. Esto hace pensar, ¿realmente merece la pena gastar el dinero que cuesta este libro? Cada uno tendrá que buscar su propia respuesta a esta pregunta.

Este libro, como ha quedado claro por los párrafos anteriores, plantea muchas dudas en cuanto a su utilidad. Los fans de la saga pueden verlo como una compra interesante dado que resume todo lo contenido en las novelas dándole un formato asequible para su consulta e incluso dando ciertos detalles útiles para aquellos interesados en ciertos personajes de nivel, pero por otro lado su limitada información y la posibilidad de que quede desactualizado con respecto a la trama argumental de la saga de Canción da pie a muchas preguntas especialmente por su elevado precio. 

Personalmente no lo considero indispensable para jugar sino más bien un libro apto para fans de la saga o para aquellos que no hayan tenido ocasión o interés en leer las novelas y se hayan acercado primero al juego de rol (no creo que haya tantos, pero nunca se sabe). Esperemos que las futuras publicaciones que sigan a ésta aporten mucho más a un mundo ya per se bastante interesante, sobre todo con historias bien hilvanadas que hagan justicia a la obra en la que se han basado.


martes, 16 de agosto de 2011

Bajo la Hiedra, de Elspeth Cooper

Bien, ya hacía algunas semanas que parecía que hubiera desaparecido del blog, pero nada más lejos de la realidad. Lo que ocurre es que he andado algo liadilla entre esto y aquello porque el verano, al menos en mi caso, no es precisamente una época tan vacacional como para la mayoría. Eso sí, ni aun con la promesa de tanto como quiero hacer he perdido tiempo dejando de leer, es algo imposible, por lo que en esta semana me pondré al día con el tema de reseñas y será como si aquí no hubiera pasado nada :) Por ahora os dejo con el último libro que he terminado de leer, una de las últimas publicaciones con las que nos sorprendía Minotauro, que parece haber tomado el relevo en cuanto a literatura fantástica de calidad dejado por Timun Mas y tuvo la gentileza de sortear una serie de ejemplares no venales de este libro por Facebook... y yo fui una de las agraciadas. La novela de la que hablo es Bajo la Hiedra, de la autora Elspeth Cooper, que debuta con esta obra en el género.

Esta escritora, nacida en Reino Unido en 1968, comenzó pronto a mostrar su gusto por la literatura ya que desde pequeña era una apasionada de los libros y no sería extraño que a los 12 años se atreviera ya con la Ilíada y la Odisea. A los 19 estuvo a punto de pasar por la Universidad pero finalmente terminó por conseguir un trabajo en una tienda de software. Cuando le fue diagnosticado un tipo de esclerosis múltiple, a Elspeth no le quedó más remedio que resignarse a pasar la mayor parte de su tiempo sentada, pero esto en lugar de convertirse en un impedimento hizo que su interés por la literatura la llevara a la escritura y finalmente en 2004 alumbrara la idea de una historia cuyo fruto tenemos hoy en las estanterías de librerías y grandes almacenes, un libro que no es sino la primera parte de algo que promete ser mucho más grande a no muy largo plazo.

Tras el sugerente título Bajo la Hiedra y no menos vistosa portada, nos encontramos con la historia de Gair, un chico huérfano entregado a la iglesia cuando era niño por ser "diferente" y cuya diferencia reside en que es capaz de escuchar la Canción. La Canción es la forma que tiene la magia de manifestarse en el mundo donde transcurren las aventuras de Bajo la Hiedra, una manifestación física solo al alcance de aquellos con el don. 

Como era de esperar, esta habilidad trae problemas a Gair, que es exiliado escapando por poco de ser condenado a muerte y ayudado por quienes más tarde descubre que poseen igualmente su Don y por ende, sus responsabilidades. Es allí, en el lugar donde la antigua orden de magos ha establecido una escuela segura, que podrá estudiar por completo su don, un hogar de verdad y su verdadero amor. Esta felicidad se verá truncada cuando nuestro protagonista es atacado en una de sus excursiones fuera de la escuela, dejándole prácticamente al borde de la muerte justo cuando el peor enemigo de los suyos está a punto de atacar el bastión seguro que es la escuela y todos son más necesarios...

Pasando ya a un análisis del propio libro, el lector se encuentra con un estilo bastante fluido que se mantiene de principio a fin. Bajo la Hiedra está bien escrito, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de la primera obra de la autora, pero como han señalado en otros blogs el hecho de ser comparada con títulos de tanto calibre como El Nombre del Viento o Canción de Hielo y Fuego hace que quede bastante por debajo de las espectativas. El libro en sí no aporta nada original, cosa harto difícil de hacer por lo trillado del género aunque siempre surge un Brandon Sanderson que es capaz de hacer algo nuevo incluso en estas circunstancias, y se nota en él gran cantidad de paralelismos con otras obras anteriormente publicadas. 

No son pocas las veces en que los paralelismos con Harry Potter se hacen evidentes: niño huérfano, director de la escuela que se convierte en mentor y es el encargado de introducir al joven en el mundo de la magia, antagonista poderoso al que solo nuestro protagonista iguala en poder, ataque a la escuela... Y es que Elspeth se centra en narrar el tiempo que pasa Gair en la academia aprendiendo a usar sus poderes y la relación con sus compañeros y maestros. Destacar que a la vez que te cuenta esta historia intenta mantener más o menos a la par lo que ocurre en la casa eclesial donde vivía Gair y todo lo que rodea a la sucesión del actual maestre de la orden, con su ración de intrigas y manejos bajo cuerda incluidos (aunque simples en su concepción).

La personalidad de Gair, el protagonista, así como de algunos personajes secundarios es digna de mención por su detalle y su humanidad. Lejos del arquetipo de héroe hecho a sí mismo, lleno de seguridad y en definitiva un dechado de virtud y perfección, Gair no pasa de ser un joven normal que vive, se enamora, tiene dudas y sobre todo ansía encontrar su lugar en el mundo así como descubrir la verdad sobre su pasado. Eso mismo ocurre con algunos otros secundarios destacando la marcada personalidad de Aysha o del Preceptor Ansel frente a otras que quedan desdibujadas como son el líder de la Academia y mentor de Gair, Alderan.

Por último mencionar que pese a estar bien escrito, al libro le sobran algunos momentos en los que la autora introduce gran cantidad de descripción, gentilicios y nombres de países. Sin la ayuda de un mapa de referencia todo eso sirve de poco salvo para enredar al lector que puede llegar a no entender hasta qué punto es necesario que le hablen de tantas culturas que ni siquiera sabe dónde están y por tanto qué repercusión pueden tener en las relaciones con los personajes. Es por ello que una menor cantidad de páginas tal vez habría sido más eficaz a la hora de buscar enganchar al lector y no restarle interés a lo largo de las más de 400 páginas que tiene la novela.

El final, por suerte puesto que parece ser la primera parte de una trilogía, no es demasiado abierto con lo que no deja a nadie con ganas de saber más sobre la trama pero sí con el conocimiento de que no es el final y que vendrá al menos un libro más en el que nos esperan más aventuras, viajes y luchas antes de ver por fin el momento en que el protagonista pueda, por fin, descansar habiendo terminado con el objeto de sus desvelos.

Por tanto y en resumen, el libro no es todo lo que parece. Tras el gran marketing que se le ha hecho tal vez esperaba bastante más de él, cosa que no habría pasado de haber sido simplemente un lanzamiento normal. Tampoco es actualmente una historia a nivel de otras grandes sagas como puedan ser la de Martin o la de Roufuss, sino que es mucho más sencilla y tal vez menos original que cualquiera de las dos o la obra de Brandon Sanderson. Todavía habría que ver qué pasará cuando se publiquen las otras dos obras que continúan ésta y que tienen por título Trinity Moon (prevista para primavera del 2012 en inglés) y The Dragon House (2013 en inglés), aunque no creo que cambie sustancialmente la opinión que me ha merecido al leerla.

jueves, 4 de agosto de 2011

Carnacki, el cazador de fantasmas de W. H. Hodgson

Muchas veces nos hemos parado a pensar en lo grande que realmente era Lovecraft y si bien es cierto que su obra ha sido una de las grandes contribuciones a la literatura de terror moderna tal como hoy la conocemos, no podemos dejar de ver que todo gran autor tiene siempre una fuente de inspiración, una referencia que le ayudará a desarrollar después su propio estilo. Lovecraft creó toda una mitología con sus Mitos de Cthulhu y el horror cósmico, pero el germen de este mundo increíble estuvo en las manos de otro escritor, alguien que dejaría su pequeña aportación en el gran escritor y cuya obra no es muy conocida por el gran público. Estoy hablando, por supuesto, de William Hope Hodgson.

William Hope Hodgson (1877-1918), nació en Essex, Gran Bretaña. Se enroló en la marina siendo muy joven y acabó por cansarse de la mala vida que llevaban los marineros aunque en el tiempo que sirvió en ésta pudo viajar mucho y visitar diferentes puntos del mundo. Una vez de vuelta en su patria, trabajó como fotógrafo y profesor de gimnasia mientras comenzaba a dar rienda suelta a su imaginación y plasmarla en papel. En 1905 publicaría "A Tropical Horror" sin conseguir demasiado éxito en apariencia. A esta obra le seguirían otras muchas historias tales como "Los Náufragos de Las Tinieblas"; "La casa en el confín de la Tierra"; "Los Piratas Fantasmas"; y "El reino de la noche", que fue su obra más extensa, en 1912.

Su prematura muerte ocurrió cuando se alistó para participar en la Primera Guerra Mundial y encontró su fin bajo las granadas alemanas en el Viejo Continente, haciendo que su carrera literaria fuera corta y en apariencia poco importante y sin reconocimiento hasta que un escritor se fijó en ella. Y es que Lovecraft no solo le menciona en "El horror sobrenatural en la literatura" sino que además su influencia en la obra del escritor se vería reflejada cuando escribiera los Mitos de Cthulhu, sobre todo basada en la temática del relato "La casa en el confín de la tierra" y que también se puede ver en la obra que someto hoy a análisis: Carnacki, el cazador de fantasmas.

Esta antología de nueve historias cortas unidas por su protagonista, Thomas Carnacki, vio por primera vez la luz en 1913 en inglés y sufriría diversas reediciones a lo largo del tiempo. La actual edición que ha caído en mis manos es la ofrecida por la editorial Valdemar en su colección Gótica, un excelente compendio de literatura de suspense y terror de buena calidad de traducción, edición y presentación que merece bien el gasto de dinero que conlleva cada uno de los títulos que la compone.

Regresando a Carnacki, se trata de un detective que recuerda en cierto modo a Sherlock Holmes por su excentricidad a la hora de manejarse con los casos que llegan a sus manos. A diferencia del conocido detective, Carnacki se ha especializado en lo sobrenatural, llegando a descubrir tanto montajes y estafas como auténticas manifestaciones de más allá del mundo visible ante las que reacciona como cualquier ser humano sometido a algo desconocido. Usando su curioso acervo mágico y científico, así como ciertos rituales extraños sacados de libros de dudosa procedencia, el ingenioso detective resuelve de manera satisfactoria los casos que van llegando a sus manos. 

Las historias se presentan como si el propio escritor fuera uno de los cuatro favoritos del investigador paranormal para relatar sus andanzas y así es presentada cada una de las historias, siempre precedidas de una invitación de Carnacki a la que acuden a cenar y después de ello son deleitados con un nuevo caso del excéntrico investigador, que presenta de forma realista y veraz cada uno de los casos, consciente como Holmes de su valía como investigador pero a la vez incapaz de adornar los hechos con halagos o altisonancia sino presentándolos en toda su crudeza. Una vez termina cada uno de los relatos, y con ello su exposición, les despide de la misma forma precipitada pero educada para que se marchen y le dejen tranquilo. 

Así transcurren nueve relatos todos igualmente interesantes que componen esta antología pero que según el propio Carnacki no serían los únicos casos de su carrera dado que en cada uno de los aquí expuestos se citan otros que no aparecen más que de nombre y que también formarían parte del currículum profesional de este hombre, habiendo encontrado paralelismos entre el que tenga entre manos y alguno en el pasado que le sirve para encontrar una solución o al menos apuntar en la buena dirección. Todos los relatos tienen componente sobrenatural salvo uno de ellos, son los siguientes:

-La Cosa Invisible.
-El Portal del Monstruo.
-La Casa entre los Laureles.
-La Habitación que Silbaba.
-El investigador de la Última Casa.
-El Caballo Invisible.
-El Encantamiento del Jarvee.
-El Hallazgo.
-El Cerdo.

Es sobre todo en éste último donde más se nota cierta cercanía ente la obra de Hodgson y Lovecraft puesto que el autor habla mediante su personaje de la creación del mundo y unos horrores que viven en "la esfera exterior" y " tenemos el concepto de un gran mundo psíquico, generado a partir del físico, situado muy lejos de este mundo y que lo abarca por completo a excepción de los portales de los que espero hablarles en alguna otra velada. Y ese gran mundo psíquico de la esfera exterior "procrea", si se me permite la expresión, sus propias fuerzas e inteligencias psíquicas, monstruosas o no, del mismo modo en que este mundo produce sus propias fuerzas e inteligencias físicas [...]"

No es descabellado pensar que en estas frases así como en el relato anteriormente mencionado se citen de forma velada los antecedentes de ese espacio exterior donde habitan los Primigenios, los dioses oscuros que buscan desesperadamente entrar en este mundo para someterlo y por cuyo roce todos aquellos que les veneran acaban irremisiblemente locos al intentar abarcar algo que no son capaces de asimilar. Lovecraft habría sido capaz de tomar esa idea en embrión y convertirla en la magna obra que se convirtió en su legado permitiendo, a su vez, que el reconocimiento a este autor padre de la literatura de terror llegara al fin aunque fuera de forma póstuma.

Es por tanto que esta obra es altamente recomendable para cualquier amante del género de terror clásico. Aunque el precio de esta edición puede parecer un poco alto para el número de páginas, la calidad que atesora es igualmente grande y digna de ser leída y de situarse junto a la obra de Lovecraft como fundadores de una larga tradición que llega hasta nuestros días. Sorprendente, pues cuando compré el libro no conocía nada sobre los vínculos entre la obra de ambos escritores, haber dado con esta joya digna de un buen lugar en una biblioteca.