domingo, 24 de abril de 2011

Geralt de Rivia, The Witcher, por Andrzej Sapkowski

Le llamaban Geralt de Rivia y ni tan siquiera porque fuera de allí... Esta heptalogía escrita por Andrzej Sapkowski ha venido a traer algunos cambios a lo que es el género de la literatura fantástica, tan saturado de obras tipo "Tolkien", con un estilo diferente, posiblemente influenciado por el origen eslavo de su autor.

Y es que Sapkowski, nacido en Łódź en 1948, comenzó tardíamente a escribir relatos influenciado por la cultura de su tierra y su mitología y creando su primer relato reconocido en 1986 llamado El Brujo, pero su fama vendría con la figura de Geralt de Rivia y sus relatos en los que combina un lenguaje a medio camino entre contemporáneo y arcaizante así como un estilo crítico e irónico que llega incluso a tocar la propia literatura fantástica, género en el que se encuadra la obra que estamos tratando en esta reseña.

Merced sobre todo a su trabajo sobre el brujo Geralt ha ganado diversos premios literarios como el Ignotus o el Zajdel. Tan grande ha sido la acogida de sus obras que las cuitas de su personaje han llegado no solo a la televisión sino también al mundo de los videojuegos donde este cercano mes de mayo llegará la segunda parte de   The Witcher en exclusiva para PC.

Aparte de esta saga, ha sido traducida otra obra suya basada en las guerras husitas aunque siempre con el toque característico del autor, Narrenturm, y La Tarde Dorada, un cuento corto e ilustrado que se aleja un poco de la temática más sesuda de los anteriores pero que mantiene el estilo inconfundible de su autor.

Los siete títulos que componen la saga son: El Último Deseo, La Espada del Destino, La Sangre de los Elfos, Tiempo de Odio, Bautismo de Fuego, La Torre de la Golondrina y La Dama del Lago. También se publicó Camino sin Retorno, que es una antología de historias cortas en las que se incluyó un relato que haría de final alternativo a la saga de Geralt llamado "Algo Termina, Algo Comienza".

En los dos primeros libros, El Último Deseo y La Espada del Destino, encontramos una historia repleta de relatos cortos y que pueden ser leídos sin problemas de manera independiente al resto, se nos presenta a la mayor parte de los personajes que tendrán influencia en el resto de la saga comenzando por su protagonista, Geralt de Rivia. Geralt es un brujo albino que vive de forma nómada yendo de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo eliminando a los monstruos que les afligen a cambio de dinero para poder mantenerse. Conforme avanza, se nota su reticencia en ocasiones a ciertos trabajos, no tanto por su convencimiento de la maldad del monstruo de turno sino porque se da cuenta que los hombres en algunos casos merecerían más sufrir bajo el filo de su espada que ellos. Cínico, descreído, mujeriego... este híbrido combina con gran habilidad la espada, pequeños sortilegios y pociones para conseguir llevar a cabo sus trabajos a sabiendas de que el oficio de brujo es una profesión en extinción ya que es uno de los cinco que todavía quedan con vida.

Se le unirán en su periplo un trovador errante llamado Jaskier, mujeriego, pendenciero y especialista en meterse en broncas y arrastrar con él al brujo. También aparece en ocasiones como cronista de sus aventuras. Triss Merigold, una hechicera con la que mantuvo un romance en cierta ocasión y que sigue enamorada de él, es la única con cierta amistad con los brujos y que solía pasar por su fortaleza a visitarles. Yennefer de Vengerberg, otra hechicera hermosa, retorcida y orgullosa obsesionada con su infertilidad y su deseo de tener descendencia y que mantiene una relación irregular con Geralt durante toda la saga, siendo en muchas ocasiones quien guíe sus pasos aprovechando su ascendiente sobre él. Y Cirilla de Cintra, más conocida como Ciri o "la leoncilla de Cintra", nieta de la Leona de Cintra e hija de Pavetta, princesa de Cintra, cuya relación con Geralt se desvela a lo largo de la historia y enlaza sus destinos de forma muy estrecha con el paso de las páginas.

En el tercer libro, La Sangre de los Elfos, Geralt ha conocido a Ciri y para mantenerla a salvo y desarrollar sus considerables dotes la lleva consigo a Caer Morhen, el castillo de los brujos, donde presenta a los que todavía siguen con vida. En este libro se presenta también el contexto general que se mantendrá en el resto de la obra, la guerra del imperio de Nilfgaard con los reinos del norte, que será el marco en el que se muevan los personajes durante el resto de la obra y durante el cual Ciri será finalmente entregada a las hechiceras para que pueda aprender su poder y también para protegerla cuando la guerra alcanza el bastión.

Ya en Tiempo de Odio, cuarto libro de la saga, la guerra comienza a manifestarse con toda su crueldad y los reyes maniobran intentando pararla, alentarla o simplemente aliarse con el bando vencedor para sufrir el menor menoscabo posible a su poder. Manejos y rencillas políticas ya sea de reyes o de sus consejeros hechiceros se mezclan con algo que afecta más a nuestros protagonistas: la aparición de Ciri como elemento que podría cambiar las tornas en un sentido u otro y que cada facción desea para sí por un propósito distinto. Llegado el punto tan grande es la amenaza que ni tan siquiera Yennefer y Geralt podrán mantenerla a salvo y la chica se pierde, su historia desligada de la de sus dos esforzados mentores.
Durante Bautismo de Fuego, quinta parte de la historia, la guerra se explora en toda su crueldad. No son grupos de gente anónima sino soldados con nombre y apellidos, familia, amigos, conocidos... de todos los lugares. Este volumen está centrado en la odisea de Geralt y su obsesión más allá de cualquier otra cosa por encontrar y poner a salvo a Ciri, un volumen en el que aparecerán otros personajes secundarios tan bien descritos y ricos como nos tiene acostumbrados el autor destacando Regis, un peculiar añadido al grupo cuya naturaleza y poder se van desvelando con el tiempo y refuerza considerablemente a éste durante sus peripecias.

Como contrapunto al anterior libro, La Torre de la Golondrina se centra en lo ocurrido con Ciri paralelamente a la historia de Geralt. La chica madurará a la fuerza enfrentándose a todo tipo de situaciones, escapando por los pelos a una muerte segura, viviendo como ladronzuela con un grupo de desarrapados y descubriendo poco a poco lo que rodea a su figura, las verdaderas razones de todos por tenerla controlada y su deseo de regresar junto al único que realmente la quiso desde el principio y la protegió: Geralt. Finalmente tras conocer los orígenes de su linaje acaba por alcanzar la torre de la Golondrina y adentrarse en su portal, alentada por vengarse de sus perseguidores y enfrentarse a su destino de una vez.

Por último La Dama del Lago se convierte en un libro un tanto anárquico conformado por los recuerdos y vivencias de los que sobrevivieron a la guerra y algunos acompañantes de Geralt. En este libro se culmina de forma más o menos airosa con las historias y el final de cada uno de los personajes y también el destino final de Ciri una vez las profecías en torno a su figura se han cumplido. Este libro integra además el encuentro de Ciri con el caballero artúrico sir Galahad, quien la toma por la Dama del Lago a la que buscaba, un nuevo guiño del autor a obras consagradas del género sobre las que vuelca su sarcasmo en ocasiones.

Lo mejor de esta saga es el lenguaje, un lenguaje que incluso la traducción ha sabido mantener con gran maestría pese a la dificultad de mantener ese sabor añejo y expresiones coloquiales que usa el autor durante sus obras. También sin duda el tratamiento que hace de sus personajes, que no son inamovibles sino más bien humanos, tendiendo a manifestar sentimientos u opiniones más o menos ortodoxas sobre los más diversos temas. 

Lo peor bajo mi punto de vista es el propio protagonista, demasiado irregular y manipulable, lo cual borra cualquier impresión que causa principalmente en el primer libro sobre el cazador solitario, poderoso y temido que es y motivo principal por el que se ha hecho famoso en todas partes. También el final es anárquico y rompe con toda una gran línea que sigue durante los volúmenes precedentes haciendo caótica y confusa su lectura, haciendo incluso necesario regresar atrás para releer otras partes y saber exactamente qué encaja con qué o en qué orden. También la inclusión del caballero artúrico no pega de ninguna manera. ¿Qué tiene que ver un ciempiés con un elefante? Decir que perfectamente la saga se puede leer sin el relato corto incluido en Camino sin Retorno, que como muchas otras historias añadidas no aporta nada a la historia en sí, tan solo es un epílogo para los que les guste los finales felices y románticos que bien se podría haber ahorrado.




lunes, 18 de abril de 2011

La Marca del Este, el juego de rol

Tarde o temprano tenía que aparecer por aquí el juego que vino a dar un nuevo empuje al mercado español de juegos de rol, algo parado debido a la escasa aparición de novedades. Multitud de reseñas se han sucedido en todos los blogs que centran su temática en el rol ya sea de este lado o del otro lado del charco y cantidades ingentes de imágenes mostrando la famosa caja roja y su contenido. Pese a lo que se diga sobre que el rol ha muerto, yo diría que aquí tenemos un claro ejemplo de que sigue bien vivo pese a los avatares de la crisis.
Lanzándose a una aventura editorial que gran parte de aquellos aficionados al mundillo, entre los que me cuento, pudimos seguir paso a paso casi como algo propio a través de su blog y trabajando con gran ilusión consiguieron publicar una primera edición del juego de rol con gran resultado de ventas a través de la web de Dracotienda.

No sería extraño que viendo la expectación levantada entre los roleros una editorial decidiera apostar por este proyecto sacando una segunda edición, que se agotó también, y esté a las puertas de publicar una tercera de la que parece esperan buen resultado de ventas.

Siempre atentos y receptivos a todas las ideas recibidas, ya fueran impresiones positivas o negativas, no se puede negar el gran trabajo de este grupo y el esfuerzo que ha debido suponer, no solo económico sino también de tiempo y redacción, sacar a la luz un juego que bebe directamente de los orígenes de Dungeons&Dragons, el juego de rol por excelencia y posiblemente el que marcaría unas pautas que todos sus sucesores han mantenido de un modo u otro.

Ya entrando en lo que es el manual en sí, reseñar la gran presentación en el interior de una caja con una bellísima ilustración que ya nos muestra el cuidado por el detalle y el mimo con el que se ha querido tratar este juego y que será algo que se repita en el interior. La caja es de buena calidad, resistente y muy práctica ya que lo que en un primer momento puede parecer engorroso (sobrepasa en tamaño a las cajas rojas de Dungeons o a las de los settings de campaña de Reinos Olvidados y Ravenloft, puede compensarse en espacio para poder llevar otro material aparte del libro básico y la pantalla del máster en un mismo lugar.

Cuando se abre la caja, queda expuesto el contenido: un manual de reglas, una pantalla para el máster de tres hojas, un juego de dados y un lápiz personalizado con el logo de La Marca (dos detalles bonitos para aquellos que nos gusta coleccionar este tipo de cosas).

Ya pasando al manual, en sus 140 páginas podemos encontrar las reglas para crear paso a paso a tu aventurero eligiendo su clase a partir de las que nos muestran en el libro, equipo y conjuros de ser una clase que pueda lanzarlos. Tras crear tu pj, los siguientes capitulos se centran en el sistema de juego, capacidad de movimiento, combate y en general datos y tablas para poder llevar tu aventura a cualquier lugar, desde ciudades hasta navegando por río o mar.

También posee un breve pero completo compendio de monstruos con sus características, descripción e incluso imagen así como un capítulo dedicado a los objetos mágicos únicos que pueden formar parte con solvencia de uno de tantos tesoros que los pjs encuentren durante su trasiego por La Marca del Este, quién sabe si dentro del cubil de uno de los enemigos con el que previamente hayan luchado.

Por último se incluye una reseña breve sobre el mundo, para mi gusto demasiado breve aunque entiendo que no hayan querido aburrir a los que se inicien en este juego con páginas y páginas describiendo cada rincón, y dos aventuras autoconclusivas breves que permiten echar a rodar los dados sobre la mesa en cuanto se termina de leer el resto del libro. Creo que en posteriores publicaciones este dato del trasfondo del mundo, gente importante y lugares quedará bien cubierto por lo que es tan solo cuestión de tiempo y paciencia.

Reseñar que las ilustraciones son estupendas, confirmando las primeras impresiones recibidas nada más que con ver la caja en la que viene todo. El lenguaje utilizado es apropiado y todo está explicado con la suficiente sencillez para que prácticamente cualquiera con solo leer todo una o dos veces sea capaz de comenzar a jugar sin apenas preparación o haber jugado antes a un juego de rol. La única pega que le veo al sistema es su excesiva sencillez ya que por ejemplo, al menos que yo haya visto, en las tiradas de salvación tanto da tener una característica alta o baja pues es la clase la que determina el valor sin modificadores siendo el personaje tal cual un poco plano en cuanto a ficha se refiere, aunque sin duda será la historia la que le dé su propia personalidad y sus actos lo que le conviertan en un héroe entre los suyos.

Acompañando al manual de reglas está la pantalla del máster, que como siempre viene a ser un compendio de las tablas y datos más importantes que el narrador debe tener a mano como referencia rápida. A los que les guste que la pantalla sea la muralla que separa a los jugadores del máster se van a llevar un pequeño desengaño ya que ésta consta tan solo de tres paneles en lugar de los cuatro o más necesarios para ese cometido, pero en mi opinión cumple perfectamente como compendio de información e incluso para mantener aquello que no deben ver los jugadores apartado de la vista.

En resumen, un buen acabado y un juego asequible tanto para veteranos como para neófitos definen esta caja de La Marca del Este. Un retroclón con sus personales añadidos y cuidada ambientación apenas esbozada por ahora, tal vez un tanto simple en las reglas para aquellos acostumbrados a otros juegos que contemplan hasta el más mínimo detalle (hasta la exageración), pero que promete dar mucho de sí en estos momentos de bajón de Dungeons and Dragons, a un precio más que competitivo y además 100% español, ¿qué más podemos pedir salvo que tengamos juego para muuuuuuchos años?

¡Larga vida a La Marca!

martes, 12 de abril de 2011

La Caída de los Gigantes de Ken Follett

Uno de los grandes, en todo el sentido de la palabra, libros que se han escrito antes de terminar el año anterior y que supone el regreso de Ken Follett al estilo literario que tan buen resultado le diera en Los Pilares de la Tierra y Un Mundo Sin Fin, solo que en esta ocasión viajaremos a los albores del siglo pasado, sus luces y sus sombras. Comenzamos.

Me costaría creer que a estas alturas haya alguien que no conozca a este señor, cuya dilatada trayectoria como escritor ha culminado con el traslado a la gran pantalla de una de sus más conocidas obras, Los Pilares de la Tierra.

Ken Follett nació en Cardiff, Gales, aunque en unos años se trasladaría a vivir a Londres con su familia y estudió Filosofía en la University College of London para posteriormente hacer un curso de periodismo y embarcarse en el duro oficio de reportero, trabajo que dejó tras algunos años y convertirse a finales de la década de los 70 en subdirector de gestión de Libros Everest.

Desde muy temprana edad fue un gran aficionado a la lectura, por lo que no sería de extrañar que a partir de su entrada en el mundo editorial comenzara a escribir relatos. Su éxito comenzó con su libro La Isla de las Tormentas, que no sería sino el inicio de la dilatada carrera de la cual hemos podido disfrutar durante estos años y esperemos que también muchos más. Cambiaría de estilo cuando publicó Los Pilares de la Tierra, una de sus más aclamadas novelas junto a la anteriormente mencionada, volviendo posteriormente a la novela de suspense en varias ocasiones y publicando la continuación de su novela histórica medieval con Un Mundo Sin Fin y que posiblemente cierre con un nuevo libro más en un futuro.

Su más reciente novela, La Caída de los Gigantes, es la primera de una trilogía que el autor va a dedicar a este siglo XX y que se ha dado en llamar Trilogía del Siglo. Según los planes de Follett, la segunda entrega estará ambientada en la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial y la tercera entrará de lleno en la Guerra Fría.

En esta ocasión se nos presenta a cinco familias diferentes a lo largo y ancho del Mundo. Arranca con la historia de Billy Williams, un joven que acaba de llegar a la mayoría de edad y deberá enfrentarse a un futuro como minero en su pueblo natal galés. En América Gus Dewar, hijo de buena familia y recién terminados los estudios de Derecho, afronta una ruptura en su vida amorosa mientras se ve inmerso en una serie de problemas políticos de gran importancia trabajando en el gabinete de la Casa Blanca. En la Rusia de los zares, dos hermanos huérfanos, Grigori y Lev, viven en primera persona la decadencia del sistema y el alzamiento de una revolución que cambia radicalmente sus vidas y separa sus caminos de forma implacable. El nexo de unión entre todos estos personajes tan diferentes es una familia noble inglesa cuyo cabeza de familia, lord Fitzherbert, perteneciente a la Cámara de los Lores y posteriormente militar en la Guerra, y su hermana Maud, una feminista declarada y también de alta militancia política, emplearán como ama de llaves a la hermana de Billy y harán posible que en una recepción real aparezca un último personaje representante de la facción todavía sin tratar, el espía alemán Walter von Ulrich quien acabaría perdidamente enamorado de Maud.


El autor trata muchos temas, desde los más banales como son los amores y desamores de los personajes hasta los complicados movimientos políticos que dieron lugar a la primera gran guerra que conmocionó al siglo. También trata con gran talento los tanteos del ascenso del feminismo así como sus primeros logros y la llegada al poder de los bolcheviques rusos. ¿Quién tiene razón y quién no? La historia la escriben los vencedores, pero aquí Follett nos presenta a personajes humanos que creen en aquello por lo que luchan y deben sacrificar mucho por aquello que consideran es lo mejor para el futuro de su país llevándole incluso al campo de batalla en el proceso. No hay favoritismos, no hay nadie acertado o equivocado, los acontecimientos van sucediéndose hasta llegar a la guerra. Es muy interesante leer las reflexiones de los personajes situados en cada bando, cómo justifican su posición y también el desgaste que produce, el dolor y a fin de cuentas la realidad que esconde un acontecimiento como éste en lugar de centrarse en lo fácil que sería hablar de una batalla tras otra.

Tal vez lo peor de este libro sea su gran formato. Es grande en todos los aspectos y por ello complicado de manipular a la hora de leer, al menos para mí que leo en cualquier parte ya sea en el autobús, en el sofá, en la cama... pero es una historia que aquellos que les guste la novela histórica y concretamente los sucesos del siglo pasado encontrarán fascinante. También los que disfrutaron con sus anteriores novelas históricas ambientadas en la Edad Media pueden encontrar una lectura que sigue el mismo estilo narrativo de las anteriores. Ahora solo queda esperar con curiosidad cómo seguirá esta ambiciosa saga que descubre a los lectores una nueva forma de acercarse a los hechos que sacudieron al Mundo hasta acercarlo a lo que es en la actualidad.

lunes, 4 de abril de 2011

Han concluido las VIII Jornadas de Rol en Sevilla


Todo lo bueno se acaba alguna vez, pero con la promesa de regresar el año que viene. Así ayer día 3 de abril bajo un cielo que de vez en cuando dejó algo de lluvia, se clausuraron las jornadas de rol de la ciudad, unas jornadas que dejaron grandes momentos tras ellas, muchos amigos nuevos y sobre todo una vez más la posibilidad al mundo rolero de la provincia de reunirse y tener también su momento, recordando a todos que el rol, mucho más allá de lo que dicen algunos sensacionalistas, es ante todo un elemento cultural sin atisbos de tantas cosas como se le han imputado injustificadamente.

Creo que el mejor momento de las jornadas para mi grupo, y para mí en primer lugar, fue conocer de primera mano a los responsables de La Marca del Este, cuyo juego acabará también siendo reseñado en este blog como libro que es. Gracias Steinkel, de verdad un placer enorme conocerte al igual que a Salva. Espero para el año que viene volver a veros y esta vez sí hacer rodar los dados en la mesa por ese gran juego que está dejando boquiabierto a todo el mundo y al que auguramos grandes cosas. También dar las gracias desde aquí a la gente de Holocubierta, que fueron amabilísimos y con los que tuvimos conversaciones muy interesantes sobre lo que está por venir.

También rememorar, cómo no, la firma de la Marca del Este y también del manual de Aquelarre, que no me pude resistir a comprar para poder llevarme firmado y dedicado por dos grandes del rol español, Ricard Ibáñez y Antonio Polo, que fueron tan amables de interrumpir las partidas que asistían para atender a otra fan más.

Por último recordar con especial cariño a dos señoras que se acercaron cuando mi grupo jugaba en mesa durante el torneo de Arkham Horror y nos preguntaron si era un juego de rol y si podían quedarse a ver cómo era aquello. Con amabilidad, varios componentes de éste las informaron que se trataba de un juego de mesa y que, aunque similar al rol, no era exactamente lo mismo. Ellas así y todo decidieron quedarse y al parecer se marcharon comentando que les había dado una buena impresión.

Es natural pues en el lugar se respiraba camaradería, buen rollo y respeto por aquellos que paseaban por el lugar sin ser participantes del evento. No hubo griteríos, no hubo broncas, altercados ni nada que en principio desluciera esos tres días. Gran trabajo por parte de la asociación El Dirigible y todos aquellos patrocinadores que estuvieron presentes aportando efectivos humanos, juegos, partidas de rol, softcombat y todas las actividades que se desarrollaron. Gracias también a todos aquellos que fueron por no esconderse y demostrar una vez más todas las cosas buenas que tiene ésta, nuestra afición.