viernes, 4 de noviembre de 2011

Las Huellas Imborrables, por Camila Läckberg

Han sido cinco los libros publicados hasta ahora de esta escritora sueca que no han visto la luz, al igual que ha ocurrido con Assa Larson, hasta el boom de ventas cosechado por Stieg Larsson que hizo que entonces se revalorizara la novela nórdica policíaca y de intriga que hasta entonces no había sido considerada por las editoriales como un producto rentable para su traducción y edición en el mercado de lengua castellana. Una suerte, pues estábamos perdiendo una serie de grandes historias capaces de rivalizar con cualquiera de las sagas más conocidas procedentes de la lengua inglesa. Aprovechando la oportunidad, paso a presentar la última obra en castellano de una estas autoras nórdicas, Camila Läckberg.

Camila Läckberg nació en Fjällbacka en agosto de 1974. Desde niña ya gustaba de escribir pequeñas historias de ficción y la primera fue Tomten (el duende), cuando tenía unos cuatro o cinco años. Estudió economía y derecho mercantil en la Universidad de Gotemburgo y después se trasladó a Estocolmo donde estuvo ejerciendo como economista. Deseosa de conseguir alcanzar uno de sus mayores sueños, convertirse en escritora, consiguió hacer un curso de redacción y mientras estudiaba comenzó a esbozarse lo que sería su primera obra, La Princesa de Hielo, publicada en 2002. Posteriormente, en 2004, se publicaría Las Huellas Imborrables; Las Hijas del Frío, al año siguiente; Crimen en Directo en 2006 y Las Huellas Imborrables en 2007. Sin publicar en castellano existen varias novelas que esperemos en algún momento puedan también llegar hasta nuestras librerías. Con todas estas obras, Camila es una superventas en Suecia y consiguió ganar el premio Folket en 2006. Algunas de sus obras se han llevado también a la televisión con buena acogida.

Las Huellas Imborrables nos presenta una nueva aventura de los personajes Erika y Patrick, que ya protagonizaron sus novelas desde aquella primera La Princesa de Hielo y cuya historia y relación se desarrolla paralelamente a las investigaciones de los casos que se suceden en el supuestamente tranquilo y pintoresco pueblo veraniego de Fjällbacka. Después de presenciar su relación desde que se conocieran en el primer libro (ella, una escritora de novelas policíacas a partir de hechos reales y él un policía de la localidad de Fjällbacka bastante inteligente, ahora afrontan la difícil pero apasionante tarea de ser padres de una encantadora niñita llamada Maja. Enlazando con el libro anterior en el que Erika descubre entre las cosas de su madre una camisita ensangrentada, unos diarios y una medalla de la Segunda Guerra Mundial, en esta ocasión nos encontramos con un anciano muerto hace ya un par de meses que ha sido descubierto por casualidad por un par de jóvenes que intentaba colarse en su casa. La casualidad hace que sea la misma persona a la que Erika entregara la medalla para que investigara sobre ella, ya que Erik Frankel es un experto en la materia. A la vez, Erika comienza a leer los diarios de su madre, historia que se narra paralelamente a la actual, estableciendo lazos entre lo ocurrido en los años 40 con el crimen que ha salido a la luz. Obligada a descubrir detalles sobre el pasado que puedan explicar el presente y ayudada por Patrick, Erika comenzará a desenterrar un asunto olvidado desde hacía ya más de cincuenta años y a unas personas que conocieron a su madre y a la vez guardan un terrible secreto, un secreto que parece ser mortal cuando otro miembro de aquel reducido grupo de amigos en el que una vez parecieron estar tanto la madre de Erika como el propio Erik es igualmente asesinado en extrañas circunstancias, una carrera por averiguar tanto la antigua vida de Elsy como qué puede ser tan terrible como para haberla hecho poco más que una extraña para sus hijas y a la vez costar la vida de dos personas...

Como en las anteriores entregas, el elenco de personajes de Camila es variado y bien presentado, continuando sin problemas con cada uno de ellos y haciéndolos evolucionar de forma muy amena. Desde Dan y Anna, la hermana de Erika, hasta los compañeros de Patrick y los familiares de la pareja, todos están perfectamente definidos y poseen una personalidad singular. Todos tienen sus propios problemas, anhelos y vivencias que no dejan de sorprender y agradar a aquel que se acerca a esta novela pues no se centra exclusivamente en los protagonistas, aunque ellos sean los que protagonicen la mayoría de las líneas que la compone. La trama es sencilla, siguiendo las líneas de entregas anteriores y a la vez volviéndose más compleja conforme avanza la novela sin decaer por un instante hasta llegar al final y con él la revelación del asesino y su detención. Es esa consecución de hechos, la investigación y la interacción de los personajes el gran atractivo de la novela y lo que hará que no decaiga ningún momento la atención durante todo el desarrollo.

Como punto flojo cabe destacar la redacción. Tal vez se trate de un problema que no sea directamente causa de la escritora y sí de la traducción y composición al castellano, pero las frases tan tremendamente cortas en algunos casos y en otras que quedan como en suspenso, hace desear que el texto tuviera algunas frases unidas por conjunciones pues además en contexto se entienden mejor y quedan mejor de esa forma y no como el telegrama que parece en ocasiones. También existen bastantes paralelismos entre este personaje, Erika Falk, y la famosa Scarpetta de Patricia Cornwell: ambas mujeres hechas a sí mismas e independientes, ambas relacionadas de forma más o menos directa con crímenes o asesinatos y lo suficientemente curiosas del tema como para investigar lo ocurrido, algo que no entra en sus atribuciones en ningún momento.
En resumen, una novela interesante para los amantes del género, especialmente aquellos que gusten de las novelas de Patricia Cornwell o de Agatha Christie, a quien creo que por ahora ninguna de las dos consigue igualar pese a la calidad manifiesta de sus obras. Para aquellos no interesados en el género, esta novela no aporta nada especial, pues se limita a enmarcarse dentro del ámbito de la novela negra policíaca sin más pretensiones que las de intrigar y entretener a sus lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario