miércoles, 30 de noviembre de 2011

Las Grandes Profecías de la Historia

Aparte de las novelas y el sin fin de monografías que hablan sobre un evento u otro, siempre existe la posibilidad de buscar una opción más neutral y científica sobre una serie de sucesos que de una u otra forma han condicionado la forma de pensar del hombre desde el principio de los tiempos. En toda época siempre han existido personas que decían poseer dones para predecir o para contactar con los muertos o cualquier tipo de percepción extrasensorial. Visiones, sueños, augurios... están entrelazados con la historia tanto como la religión y hunden sus raíces en el tiempo hasta alcanzar los propios inicios de la humanidad. Canal de Historia, con su rigurosa forma de proceder, ha reunido tres libros con diferentes temáticas de gran interés. Por un lado se escribió "Las Grandes Batallas de la Historia", por otro "Los Grandes Misterios de la Historia" y en tercer lugar "Las Grandes Profecías de la Historia".

Este compendio que abarca un arco cronológico considerable, se ha dividido en cuatro partes diferenciadas: profecías milenarias, profecías bíblicas, grandes visionarios y adivinos y profecías modernas. Están principalmente focalizadas en cuanto a los datos que varias de estas profecías aportan sobre el año 2012, que, contra lo que se pueda pensar, no es solo algo que aparezca en el calendario maya sino que ya otras culturas señalaron como una época de grandes cambios y que otros quieren interpretarlo con los textos del Apocalipsis y demás profecías de igual temática como las del conocido Nostradamus.


También hay una buena cantidad de capítulos dedicados a la Iglesia, ya sea por las  profecías de Daniel, el Apocalipsis de San Juan, las apariciones marianas y los secretos de Fátima o lo que se atribuye a San Malaquías. Por último, aunque de forma más anecdótica, hay algunos capítulos dedicados a personas de entorno más laico y que también sintieron interés por estudiar o tuvieron relación con algún tipo de fenómeno profético tales como Newton, John Dee o algunos presidentes de los Estados Unidos. También hay un estudio sobre las menciones en ciertos textos de un posible planeta, cometa o asteroide enfocados desde los estudios sobre la astronomía vigentes hoy día (que descarta con bastante certeza la posibilidad de un posible impacto).

Los temas están bien estructurados siempre centralizados en el tema que ocupa en cada caso e intentando mantener cierta paridad entre defensores y detractores de las diferentes opiniones y tendencias con citas de diferentes personalidades de probado crédito. En ningún momento pretenden convencer de que haya un punto de vista mejor, aunque no se pueda evitar calificar sucesos como el 11 S o similares como catástrofes por motivos obvios y a aquellos que los llevaron a la práctica como terroristas y asesinos. Ese constante intento de neutralidad frente a los hechos hace que sea muy recomendable para aquellos interesados pues normalmente encontrar un libro que afronte estos temas sin que su autor tome partido no es muy generalizado.

Por otro lado se echa en falta profundizar en algún que otro episodio pues temas como las profecías de Nostradamus o el mundo del I Ching son bastante desconocidos en occidente y quedan solo superficialmente tratados sin dar una idea de la huella que estos libros dejaron en su tiempo. También hay algunos temas que parecen bastante cogidos con alfileres a la hora de ser introducidos en este libro de profecías pues algunos sueños de un presidente de Estados Unidos no parecen ser tan relevantes como para ser contenidos en un libro junto a las apariciones de Fátima, la profecía de las Pirámides o de los mayas. Especial relevancia por la fuerza que posee es el capítulo dedicado al hombre que predijo el 11 S, posiblemente el menos conocido de todos los narrados en el libro pero con un gran calado que no dejará indiferente a nadie.

Estamos por tanto ante un libro con el sello indiscutible del Canal de Historia que sabe mantener un punto de vista bastante imparcial respecto a los hechos relatados y que ha intentado narrar con rigor y aportando una bibliografía para cada capítulo al final del libro aportando igualmente un pequeño dossier de imágenes con el que ilustrar los diferentes capítulos reunidos en un pequeño cuadernillo en la parte central de la publicación. Formato de cartoné o de bolsillo para una obra interesante a tenor de los tiempos que vivimos y que posiblemente vivamos en el próximo año en el que tantos portentos parecemos destinados a ver, ya sean reales o imaginarios. 

2 comentarios:

  1. Puede venir muy bien para ambientar partidas de Chtullu :)

    ResponderEliminar
  2. Y de Kult y de Mundo de Tinieblas si me apuras xD. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar