domingo, 23 de octubre de 2011

Una Voz en la Niebla, intriga de la mano de Laurent Botti

Ésta es una de esas reseñas que tenía ganas de hacer desde hace mucho tiempo. No todas las grandes obras son bestseller y no todos los bestsellers son precisamente grandes obras, pues de todos es conocido que en la mayor parte de los casos la crítica no va de la mano de los gustos del gran público. Ya solo viendo la cubierta de esta Voz en la Niebla, te sientes atraído por lo que hay entre sus páginas y es que solo puedo decir que un libro no solo se vende por una buena historia, sino también por saber atraer al lector con una intrigante ilustración de cubierta.

Poco puede decirse de este autor francés, nacido en Dijon en 1968 y poco conocido todavía en nuestro país, cuya primera incursión literaria en castellano es el libro del que hablaré en esta reseña. Se trata de un escritor francés que estudió derecho y periodismo. Aunque pasó su infancia entre Francia y Marruecos, no hace demasiado tiempo vino a vivir a España y actualmente reside en Barcelona. Es ya un escritor consolidado en Francia y que antes de dedicarse a la literatura hizo incursiones en los sectores de la prensa y la edición manteniendo colaboraciones en diferentes medios impresos.

En febrero de este mismo 2011 se ha publicado una segunda obra suya titulada "Pasaje al Infierno" con la que sigue manteniendo la temática que cultiva en sus obras, una mezcla de intriga y fantasía bastante original y que tan buenos resultados parece que le está granjeando. 


Una Voz en la Niebla es ya desde su portada un libro interesante. Aunque afeado precisamente por la frase-gancho que utiliza y que compara la historia con las de Stephen King, nada más lejos de la realidad que esta comparación pues la mayoría de las obras del prolífico autor americano no están a la altura de la que tenemos entre manos. 

La acción se centra en un pueblo llamado Laville-Saint-Jour, un lugar en principio tranquilo, pequeño e inofensivo... y lleno de niebla. Esta niebla será la gran protagonista de toda la historia, dando un toque gótico y fantástico a esta novela de intriga cuyo protagonista es Bastien, un chico de diecipocos años cuyo hermano pequeño murió en un trágico accidente. Sin embargo unos años después, recibe una extraña petición de amistad en el messenger de alguien cuyo nombre es exactamente igual al de su hermano que comenzará a enviarle extraños mensajes. No solo este misterioso emisor se fijará en Bastien sino también su profesora Audrey y una chica guapa de su clase con la que tendrá experiencias difíciles de clasificar.

Por otro lado el comisario Bertegui es enviado igualmente a Laville, un hombre que espera encontrar un lugar tranquilo en el que trabajar y se verá inmerso en una serie de trágicos acontecimientos que no espera encontrar allí y que están relacionados con una serie de crímenes ocurridos hace años pero que nunca se resolvieron de forma satisfactoria.

El tercer protagonista de la historia es un escritor de renombre, Nicolas Le Garrec, que acude al pueblo para intentar exorcizar a los fantasmas de su pasado. Es precisamente Nicolas el que comenzará a reunir las piezas dado su conocimiento de lo ocurrido anteriormente en el pueblo y que conecta con lo que está sucediendo en este momento. Ayudado por antiguos amigos de su niñez y en paralelo al trabajo del comisario Bertegui, irán destapando hechos y sucesos que en su momento quería olvidar y que darán pie a la realización de un puzzle macabro y mortal. Mientras tanto, diversas fuerzas siguen a Bastien, a quien buscan por los dones que posee y que le hacen tan "especial", un niño que ve cómo una sombra fantasmal no deja de insinuarle que "algún día sucederán cosas terribles...", una frase que casualmente también es el inicio de la nueva novela de Nicolas Le Garrec...

Como secundaria de lujo de la novela, cubriendo cada rincón con su particular presencia, se encuentra la niebla que deja de ser tan solo un elemento decorativo para convertirse en un ente vivo y participativo que hace que las reminiscencias a cierto videojuego llevado al cine y titulado Silent Hill sean enormes. Niebla que oculta hechos, que difumina los contornos, que hace que las sombras parezcan moverse y crea figuras donde no hay nada, ¿o tal vez sí? 

Como en las mejores novelas de Stephen King, Botti reúne a una serie de personajes interesantes que ya de por sí podrían tener cada uno su propio libro: un comisario comprometido con su causa, deseoso de llegar hasta el final y de una vez por todas llevar ante la Justicia a un abyecto criminal; un escritor atormentado y perseguido por su pasado, que llegado a un punto necesita regresar a su lugar de origen para acabar de una vez con todo y poder enterrar su pasado; un niño con extraños poderes psíquicos cuyo hermano ha muerto y es objeto de oscuro deseo por una serie de personas que harían cualquier cosa por hacerse con él y que recibe advertencias que no puede soslayar pero tampoco sabe bien cómo interpretar. Esta mezcla de personajes recuerda a las grandes It y El Resplandor, aunque posee su propia personalidad. Cierto es que esos personajes no están tan desarrollados como en las obras de King y es natural dado que comparten un protagonismo común en la novela y no son el eje en torno al que gira una historia completa, pero se complementan perfectamente en cada giro de la historia hasta el final, un final también muy apropiado y típico de una obra de este género, tan abierto o cerrado como el lector quiera verlo pero que sin duda deja con ganas de más y más, cosa que pocas novelas del género pueden conseguir dada la proliferación de imitaciones del Código da Vinci de Dan Brown.

Os invito por tanto a pasar unas horas intrigantes, momentos de tensión, mirar por el rabillo del ojo por si ese ruido indica que no estáis solos en vuestra habitación leyendo un libro. Sin llegar a ser un libro de terror, esta obra sabe cómo hacer sentirse inquieto al lector, hacerle sentir como si Silent Hill no fuera solo un videojuego y que cada día de niebla se fije con cuidado por dónde camina para estar preparado por si algún día "suceden cosas terribles".




No hay comentarios:

Publicar un comentario