domingo, 30 de octubre de 2011

El Umbral, terror de la mano de Patrick Senécal

Aquí tenemos un libro que me sorprendió bastante. Cuando lo vi por primera vez en la librería de El Corte Inglés me pareció otro de tantos que vienen con la típica frase de "el maestro del terror", lo bueno es que al menos no mencionaba a Stephen King, un punto para la editorial, lo cual me decidió a echarle un vistazo a la sinopsis de la parte posterior de la cubierta. Lo que vi me pareció interesante pues no parecía una de esas obras de intriga al uso con sus asesinatos y demás sino algo más profundo, por decirlo de alguna manera. El resultado debo decir que me dejó bastante satisfecha por la compra y de ahí que hoy esté formando parte del blog. Os quiero presentar, amantes de la literatura, El Umbral de Patrick Senécal.

Quien piense por el nombre que Senécal es francés casi acertaría. Digo casi porque no es francés pero sí canadiense. Nacido en octubre de 1967 en Drummondville, se licenció en filología francesa en la Universidad de Montreal y aparte de escribir no solo novelas sino también para cine y teatro, es profesor actualmente. Publicó su primera novela de horror en 1997, llamada 5150 Elm. a la que seguirían El Pasajero en 1995 y El Umbral en 1998. Ya a partir del 2000 escribió Aliss (2000), Los Siete Días de la Venganza (2002), Oniria (2004), El Vacío (2007) y En Contra de Dios en el 2010. Algunas de sus obras han sido adaptadas al cine como es el caso de 5150 Elm, Los Siete Días de la Venganza o El Umbral, obras en su mayor parte pertenecientes al género del thriller y el horror sobrenatural. También ha sido ganador del premio Boréal en 2001 con su obra Aliss. Aunque en lengua castellana solo haya sido publicado El Umbral por la editorial Umbriel en el año 2010, este escritor cuenta con una sólida trayectoria tanto en teatro como sobre todo en el género de la novela de thriller en lengua francesa.

Esta obra, publicada por Umbriel en rústica con solapas, nos presenta una historia propia de thriller de terror donde se entremezclan tres personajes principales. Uno es Thomas Roy, un escritor de renombre de Québec que aparece un buen día en su casa catatónico y horriblemente mutilado: le han cortado los dedos por lo que jamás podrá volver a escribir. Trasladado al hospital, el hombre se niega a hablar o a comunicarse de ninguna forma posible. En este momento se nos aparece el segundo protagonista de la obra, el psiquiatra Paul Lacasse, que será su médico y se verá atraído por todo cuanto rodea el caso de este hombre, pues cada uno de los hechos apunta en una dirección distinta. ¿Se ha automutilado el gran escritor o ha sido un ajuste de cuentas? ¿Estaba escribiendo, como se decía, su siguiente novela cuyo borrador no ha sido encontrado realmente? Intrigado por todo este asunto, el doctor Lacasse comenzará a investigar siempre desde un punto de vista psicológico todo lo concerniente a este caso tan especial y pronto comenzará a descubrir una serie de macabros sucesos que parecen estar relacionados de algún modo con su paciente. Su concentración en el caso llamará la atención de su compañera de trabajo, la doctora Jeanne Marcoux, quien además es una entusiasta seguidora de la obra del escritor. Su búsqueda les llevará a enlazar estos sucesos y al final descubrir un último y gigantesco complot en el que están implicada la brujería y la locura, que comenzará a asentarse y extenderse como una manta sobre todo lo que rodea al hombre hasta llevar a un desenlace de proporciones catastróficas en el que un antiguo mal pretende abrir de nuevo sus ojos al mundo, reencarnándose una vez más como mortal.

El libro no es especialmente terrorífico sino más bien un thriller. La historia no deja de desarrollarse en una rápida sucesión de hechos que apenas dan tiempo al lector a pensar en otra cosa que en seguir adelante para ver el final. Puede que para algunos la historia no sea especialmente novedosa, pero hay ciertas ideas a lo largo de la historia que sí son muy originales, como por ejemplo la forma en que están relacionados ciertos hechos con el hombre mutilado. También se nos presenta a los tres personajes que coprotagonizan la historia bien desarrollados. El aterrado escritor, un hombre famoso pero con un pasado que le persigue como una mancha oscura e imprevisible; el psiquiatra de éxito pero ya cansado tras muchos años de experiencia que desea retirarse pero decide convertir el caso de aquel hombre en el último de su carrera, un hombre culto de ciencia y sobre todo escéptico, proclive a buscar una explicación racional a cualquier hecho que se le presenta; la psiquiatra y compañera, una amiga y pupila que espera pronto un hijo y se ve deslumbrada por un caso que sabe dará mucho que hablar, fama y prestigio a quien lo resuelva y atraída por el hecho de que sea un escritor reconocido a quien ella lee el hombre epicentro de todo aquel misterio.

Trepidante, amena y veloz, es capaz de mantener al lector muchas horas delante de sus páginas, ávido de conocer el desenlace de esta historia. En mi caso puedo atestiguar que así fue, pues aunque no tiene unos giros de trama espectaculares maneja con soltura el arte de enlazar acontecimientos hasta llegar a un clímax final donde el horror, que no terror, ante los acontecimientos atrapará al lector al mismo tiempo que a su protagonista. Su escritura no es particularmente brillante, no deslumbra por sus descripciones o sus presentaciones pero cubre con corrección el ceñirse a lo que quiere decir sin mayores ambages. 

Tal vez no sea un maestro, mucho menos concretamente del género de terror, pero esta novela promete horas de lectura bien acomodados en el sofá sin dar un respiro y es que quién podía decirle al insigne doctor Lacasse que cuando estaba a punto de jubilarse iba a tener que encontrarse con un caso que cambiaría no solo su vida sino la percepción de su mundo de forma tan radical dando certeza a la maldición china de "que vivas tiempos interesantes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario