martes, 13 de septiembre de 2011

Ereader y tablet pc, ¿alternativa viable al libro tradicional?

Esta semana, en parte por haberme decidido a adquirir uno de estos cacharritos, quería hacer una reflexión sobre lo interesante o no de adquirir uno de los ya conocidos lectores de libros cuya variedad ha ido aumentando con el paso del tiempo aunque no necesariamente sus prestaciones o calidad. Hay quien dice incluso que una tablet puede ser una alternativa viable para leer libros digitales, pero sea o no cierto la duda está en si serán capaces de batir a los tradicionales libros que tanto nos gusta leer y tener en nuestras estanterías.
Hace algunos años surgió la idea de crear un dispositivo que permitiera leer esos libros que se pueden adquirir por internet sin tener que usar la tan molesta pantalla de ordenador, cuyo brillo en la mayor parte de los casos acaba por ocasionar incomodidad una vez pasado cierto tiempo o incluso problemas de vista a la larga, dado que las pantallas de los ordenadores están preparadas para películas, internet, dibujo, etc. pero no para leer durante mucho tiempo. También se creó con la idea de minimizar el espacio que ocupaba la biblioteca tradicional, haciendo posible que toda una habitación cupiera en tan solo una tarjeta de memoria con sus correspondientes ventajas... ¿quién le iba a decir a alguien que esto sería realidad un día?


En su mayor parte estos aparatos constan de una pantalla de unas 6 pulgadas, aunque ya hay algunos modelos que llegan a 9, dotados de una tinta especial que hace que emule con bastante fidelidad la sensación de estar leyendo un libro. En su mayoría poseen una resolución de 800x600 y hasta 16 tonalidades de grises, suficiente para cualquier libro que no tenga gran exigencia en ilustraciones. Por otro lado, la memoria interna para almacenar los libros suele ser poca, aunque compensan esta falta de espacio interno con la posibilidad de añadir tarjetas de memoria, lo cual multiplica hasta el infinito el espacio disponible. 

Ya en cuanto a otras prestaciones, caben destacar los modelos con pantalla táctil, que son más cómodos de manipular y dan mayor impresión de interactuación con el documento al pasar páginas con el dedo. También hay modelos que incluyen posibilidad de escuchar música y entrada de auriculares para complementar la lectura así como lectores con conexión wifi para poder descargar de forma directa los ebooks o mirar algún diccionario o traductor para solucionar problemas puntuales.

Por otro lado, tenemos las famosas tablets, de las cuales la más conocida es el ipad 2 de Apple. Estos aparatos son como pequeños ordenadores que, aparte de permitir visualizar un ebook a color y en mayor resolución, también incluyen otra gran cantidad de funcionalidades que lo hacen más completo que un ereader, pero también bastante más caro y sobre todo más molesto a la larga para la vista al disponer de una pantalla similar a la de los ordenadores tradicionales.

Ante tanta variedad, ¿qué me compro? ¿Realmente estos dispositivos pueden llegar a suplantar completamente al libro tradicional? Sinceramente, creo que no. Aunque tengan sus ventajas, que son considerables, no están al alcance de cualquier bolsillo y el precio de los ebooks actualmente es bastante alto, no existiendo gran diferencia entre comprar un libro físico y un ebook, con lo que en la mayoría de los casos el usuario acabará decantándose por el libro de toda la vida. Por otro lado está la batería y el transporte. Los ereaders sí tienen bastante duración de batería, dándole una autonomía considerable para leer; sin embargo las tablets debido a su mayor carga de gráficos e iluminación normalmente acabarán consumiendo mucha más batería, por lo que usarlo durante un periodo prolongado puede acabar tanto con su batería como con nuestra vista.

Después está el asunto de los manuales de rol. Ciertamente un libro tradicional se verá perfectamente en una pantalla pequeña, pero ¿se ve igual de bien un manual? Poder visualizarse, se puede siempre que el formato sea compatible, sin embargo habrá que reducir el tamaño para ajustar a pantalla (con la consiguiente dificultad para leer) o mover la pantalla ya no solo hacia abajo, sino también hacia derecha o izquierda para abarcar todas las columnas conforme se vaya leyendo. También las ilustraciones pueden jugar una mala pasada, ya que en algunos casos no se ven tan bien y pueden deformarse en parte al verse a través de uno de estos visores. En un tablet un manual a color se ve muy bien gracias a su mayor potencia gráfica, pero seguimos teniendo los mismos problemas de autonomía de la batería y depender de un enchufe puede entorpecer grandemente la portabilidad de estos aparatos tan sofisticados. 

También está el asunto del transporte, donde se resentirá más un aparato que es casi completamente una pantalla que un libro convencional, más compacto y con tapa que protege el contenido, así como la facilidad para llevarlo encima en un bolso o tener que llevar algún tipo de maleta o bolsa extra con el lector en el interior. Sin duda llevar un lector portátil es mucho más liviano que llevar varios manuales a una partida de rol, pero tiene el riesgo de estropearse con más facilidad y no soportará mucho trasiego de jugador a jugador, al menos las tablets. El más sufrido ereader en ese aspecto reportará mayores alegrías a su poseedor.

En resumen, el mercado nos ofrece una serie de alternativas para los más tecnológicos que puedan sustituir su necesidad de libros en formato físico y que tengan posibilidad de adquirirlo. Sin duda estos aparatos tienen ventajas que hacen que su compra sea interesante (reducción de espacio, etc.) pero por otro lado también tienen sus desventajas (transporte, pantalla pequeña, autonomía de batería, visionado de libros con muchas ilustraciones, etc.) que seguramente serán superadas con el tiempo pero que no han evitado ni mucho menos que haya muchas personas que estén satisfechas con su nuevo lector. Ya es decisión de cada cual pensar si merece la pena el dinero que gastaría par adquirir uno, yo lo he hecho y os contaré mis impresiones cuando haya podido trastearlo un poco aunque creo que jamás podrán imponerse al libro, nuestro viejo y querido libro. Y es que, ¿a quién no le gusta sentir el tacto de la hoja al pasarla? ¿Quién no disfruta con las ilustraciones de sus portadas o verlos en la estantería una vez leídos, casi como amigos que esperan verte regresar a repasar sus contenidos? ¿Qué puede haber mejor que un texto con sus ilustraciones a todo color acompañándolo, dándole vida y en formato completo? ¿Qué puede haber más competitivo que un libro a precio de bolsillo?

Todo aquel que realmente ama la lectura ama al libro, nuestro viejo libro que sigue aguantando pese al paso de los siglos y de las modas, impertérrito ante los cambios de gobierno y de regímenes, de creencias y culturas, un objeto único, duradero y fiable. El mejor compañero para hacer pasar el mejor de los momentos y que incluso ante esta dura competencia sabrá mantener alto el listón. Veremos si la tecnología es capaz de ganar a tantos siglos de paciencia y sabiduría y es que un libro siempre será... un libro.




3 comentarios:

  1. Nada podrá superar al olor del papel y al dolor de cuello que cojo por leer en la cama.

    ResponderEliminar
  2. Aparte que en un libro de gran formato hay que darle mucha caña al zoom y la comodidad del libro en ese aspecto es... grande xD. Eso sí, para novelas no está nada mal.

    ResponderEliminar
  3. Si me preguntan que eleigira entre un libro y su misma version en E-Book, esta claro que mi eleccion seria e libro,si me preguntan si un E-Reader es una buena alternativa a leer un libro con la sensacion mas parecida a la de leer un libro de los de toda la vida, sun duda te dire que no solo es buena, si no, que ademas es la mejor. Para leer las novelas de toda la vida en su version E-book es sin duda la mejor opcion, porque por muchas funciones que tenga un tablet, lo unico hasta ahora que simula casi a la perfeccion la sensacion de estar mirando una hoja impresa es la tecnologia E-Ink o tinta electronica que usan los Readers. El problema de los libros electronicos aqui en España y de que hasta ahora no hayan levantado el vuelo lo tiene la industria que directamente no queiren venderlos porque, a pesar de que el coste es muchisimo, pero muchisimo menor y el autor se lleva mas ganancias, se pierden muchos intermediarios que no quieren dejar de abusar y llevarse un dinero que no les corresponde(O al menos no tanta cantida)y por eso se ven E-Books a precios ridiculamente elevados(Yo llegue a ver una edicion de bolsillo mas barata que su version electronica).Con esto buscan no verderlos, simple y llanamente, el aficionado a igual o similar precio, optara por la version impresa y ellos podran seguir sangrando al consumidor desde sus despachos...y despues tienen los santos cojones de quejarse de la pirateria..en fin.

    ResponderEliminar