viernes, 29 de julio de 2011

Soy Leyenda, de Richard Matheson

A raiz de mi lectura de la casa infernal, reseñada en otra entrada anterior de este mismo blog, un buen amigo me prestó esta otra novela de Richard Matheson, Soy Leyenda, para que pudiera leerla. Siendo como era una historia breve y además bien escrita, en medio día pude leerla y llegué a una conclusión: todo parecido entre esta historia y lo que se llevó al cine no se parece más que en el nombre.

Richard Matheson, resumo, creció en Brooklyn y es hijo de inmigrantes noruegos. Tras cumplir el servicio militar y tener que participar en la Segunda Guerra Mundial, se licenció en periodismo en 1949 y se mudó a California. Ha escrito bastantes obras, adaptado otras, guiones para televisión, etc. durante su dilatada carrera como escritor pero sin duda una de sus obras más conocidas sería la escrita en 1954, Soy Leyenda.

Esta novela se puede englobar dentro de la ciencia ficción más que del terror o la intriga y se sitúa en el último ser humano vivo en la ciudad de Los Ángeles. Durante el desarrollo de la narración es cuando el lector es informado que la causa de la situación actual del protagonista, Robert Neville, es debida a una pandemia que asoló aparentemente el Mundo y que convirtió a sus víctimas en vampiros. Él no puede estar seguro de ser o no el último humano pero en sus movimientos y tanteos al mundo exterior parece que no ha encontrado indicios de lo contrario por lo que se resigna a tener que vivir oculto, en una casa que ha ido componiendo con el tiempo en un refugio seguro, dentro de una rutina monótona y llena de recuerdos que le van hundiendo poco a poco en una profunda depresión y un alcoholismo cada vez más patente.

Durante el día intenta llevar una vida razonablemente normal, saliendo al exterior y realizando algunas actividades, entre ellas las desagradables de retirar cadáveres fruto de las luchas entre los propios vampiros y limpiar algunas áreas de su presencia con ayuda de las estacas que va afilando en casa. Durante las noches tiene que soportar el asedio constante de los vampiros, que le incitan de diversas maneras a que salga de la casa pues desean tener acceso a la sangre fresca del humano, convirtiendo su existencia en una vida de reclusión opresiva que amenaza con destruirle por completo.

Conforme transcurren los capítulos el autor incide especialmente en la soledad de Neville, el dolor de su pérdida y su anhelo de encontrar otros seres vivos. Ser el único, vivir solo, no conocer el descanso ni el contacto con otro... es casi como si se hubiera convertido en un ermitaño aunque obligado por mantener al menos su vida a salvo, pero ¿a qué precio? Ésa es la verdadera cuestión que se plantea ya que pese a poseer todo tipo de comodidades (comida, agua, luz, una casa, libros, discos, etc.) nada de eso le permite ser feliz. Esta reflexión trasciende a toda la trama insustancial de los vampiros, que no pasan de ser un atrezzo, una excusa para poder hablar de esta realidad que no deja de ser algo que hace de esta obra una historia totalmente actual salvando las distancias.

Finalmente comenzará a estudiar a los vampiros y descubrirá que no todos son iguales o se comportan de la misma forma. Llegará a conocer el afecto temporal de un perro y una chica, cuya relación con ella será la que lleve al desenlace de la obra que culmina con la frase que da título al libro: "Soy Leyenda". 

Desgraciadamente esta obra cargada de contenido moral y tan actual ha tenido una desafortunadísima adaptacion a la gran pantalla. Ya el protagonista no tiene nada que ver con el del libro, que es de origen medio alemán, pelo claro y ojos azules (creo que Will Smith ni por asomo tiene estas características físicas). También recordar que ni los vampiros son seres que andan por las sombras casi como zombies o muertos vivientes clásicos sino personas que en gran medida siguen aparentando lo que eran, en muchos casos pueden comunicarse. Tampoco se observa durante toda la película el acoso que es la tónica dominante en el libro y que retiene a Neville en la casa constantemente, esa necesidad de estar atrincherado en el crepúsculo y el ambiente opresivo en el que vive sino que da la impresión de ser un cazador de vampiros amateur que se dedica a recorrer la ciudad en busca de víctimas que destruir.

Ni tan siquiera el final es igual al del libro, que no pondré aquí para no hacer spoiler. Solo decir que no hace justicia a una obra como la que trata y en ningún caso casaría con la idea del autor al escribir la historia. ¿Otro fiasco más de adaptación de obra literaria? Sin duda y con letras mayúsculas.

En resumen, una obra aconsejable aunque de ambiente pesimista no apta para depresivos que en cierto modo por su temática se puede considerar en cierto modo que trata problemas morales muy actuales, la obra no pierde fuerza con el paso de los años precisamente y quién sabe si realmente algún día se dará un caso similar al de Neville en que la raza humana desaparezca y tan solo quede uno donde antes hubo millones. Tan solo un miembro de una raza extinguida que también podrá decir "yo soy leyenda".

4 comentarios:

  1. ¡Oh! Es una de mis lecturas pendientes... ¿Vampiros? Sólo con lo que comentas ya veo que es una horrible adaptación. La peli fue de las primeras en introducirse en el fenómeno neo-zombie.
    Lo del actor es lo de menos. Daría igual que fuese una mujer china... Lo importante es que intente decir más o menos lo mismo. Se debería intentar adaptar el medio de expresión, pero no lo expresado.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que el truco de hollywood es beberse unas copichuelas u otros elixires y después leer los libros

    ResponderEliminar
  3. Pero horrible, cuando la vi no me gustó pero cuando leí el libro ya me pareció el colmo.

    ResponderEliminar
  4. lo primero presentarme y saludaros a todos. Yo soy la persona que le presto el libro a Argentea y con que disfrutara la mitad de lo que yo lo hice con este libro me doy por satisfecho. En lo referente a la adaptacion de la obra, pues..tuve la mala suerte de ir a verla recien terminado el libro y me vi una historia tan diferente que sinceramente me parecio de verguenza que titulara Soy Leyenda a la pelicula.
    La pelicula no le hace honor al libro y la unica similitud con la obra es el titulo y el nombre del protagonista. Esto es lo que suelen tener las adaptaciones via USA..y si no echadle un ojo al trailer de la nueva de los tres mosqueteros..que hay momentos que parece que vas a ver salir a Ezio Auditore..en fin..

    ResponderEliminar