domingo, 15 de mayo de 2011

El Cebo, por Jose Carlos Somoza

Regresando a nuestro día normal de publicación, los domingos, hoy traigo a la palestra la última novela de un autor ya consagrado dentro del thriller y la intriga, Jose Carlos Somoza. Publicada en mayo del 2010, El Cebo se ha convertido en una de las novelas más trepidantes de las escritas por el autor desde ese premio de novela Fernando Lara 2001 que fue su obra Clara y la Penumbra, que me sirvió para conocer a este autor.

El autor nació en La Habana en noviembre de 1959 aunque al año siguiente sus padres se mudaron a España donde cursó estudios en medicina y psiquiatría. Fue en 1994 cuando comenzó a dedicarse más al oficio por el que sería reconocido, el de escritor, enviando sus obras a concursos y editoriales siendo en ese mismo año cuando su primera obra, Planos, sería publicada. A ésta la seguirían otras varias pero no sería hasta el año 2000 con La Caverna de las Ideas que su nombre comenzaría a sonar con fuerza y a ser conocido de forma más amplia. No es sorprendente, por tanto, que al año siguiente ganara el premio de novela Fernando Lara y a esa obra siguieron otras como La Dama Número Trece, La Caja de Marfil, Zig Zag o La Llave del Abismo (que sería premio de novela Ciudad de Torrevieja). 

En general muestra un estilo diferente al mezclar conceptos futuristas con la realidad, creando un tiempo que si bien no es real sí es cierto que podría haber existido o existir en algún momento. En La Llave del Abismo además encontramos gran influencia ya sea consciente o no de las grandes obras del consagrado autor Lovecraft. Sus novelas pertenecen por norma general al género de la intriga.

Ya entrando concretamente en El Cebo, nos encontramos con una protagonista femenina llamada Diana Blanco que realiza un trabajo especial, difícil y peligroso: es un cebo. Concretamente un cebo es una persona experta en conductas humanas que usa principios psicológicos que se remontan a las obras del gran Shakespeare para manipular los deseos de las personas y de esta forma ayudar a la policía a atrapar a los peores asesinos que de otra forma no serían capaces de capturar. Mediante una serie de poses, palabras en determinada entonación e incluso la ropa, estos cebos se han convertido en un elemento importante para una policía que no termina de encontrarse a gusto con ellos pero reconoce su eficacia a regañadientes.

Diana Blanco, el mejor cebo actualmente en activo, descubre que su hermana va a ser la siguiente víctima de un despiadado asesino en serie conocido como El Espectador, que todavía no ha sido capturado cuando comenzaba a tomar en consideración retirarse antes de sufrir algún contratiempo grave tras sus prolongados servicios para capturar delincuentes. En lo que será su último gran trabajo, Diana tendrá que lidiar con su hermana,  la policía y escarbar a fondo entre un elenco de personajes donde nada es lo que parece y que la lleva a descubrir verdades, conspiraciones e incluso personas que no deberían existir todavía vivas y manipulando los hilos de un gran complot donde la venganza es el principal ingrediente.

El ritmo es bueno y se mantiene constante durante toda la novela. Somoza no se entretiene demasiado en la psicología de cada personaje aunque define bastante bien sus motivaciones, sus relaciones y en los diálogos no sobra ni falta una coma. La trama va desgranándose en principio en dos vertientes, por un lado la vida de Diana Blanco con sus frustraciones y alegrías que han llevado a determinada relación con su hermana, el hombre con el que quiere casarse y sus compañeros de trabajo; por otro lado está El Espectador, que aparece para añadir un punto más de tensión rompiendo con la línea uniforme que sigue la historia de las pesquisas de Diana y que lleva a ambas a cruzarse en un clímax que lleva inexorablemente hasta el final de la historia, un final bien hilado de una trama bien tratada y escrita que engancha prácticamente desde el principio.

Como siempre, alabar la calidad de la obra de este autor, aunque tiene algunos títulos algo menores en calidad y temática, así como su interés por innovar y salir de los cánones normales de la literatura de intriga y policíaca, más centrada en un mundo realista que en llevar la acción a otros niveles. Una lectura muy recomendable para los amantes de la intriga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario