miércoles, 11 de mayo de 2011

Angelology de Danielle Trussoni

Y muchos pensarán, ¿otra entrada en tan breve lapso de tiempo? Pues ya veis, aprovechando que acabo de terminar de leer la novela he creído apropiado hacer la reseña mientras mantengo en mi mente más detalles, antes de que el manual de campaña de Canción de Hielo y Fuego se enseñoree completamente de mí.

Nos encontramos ante una novela propia del momento en que fue publicada, junio del 2010, donde se estaba poniendo de moda todo lo relativo a lo sobrenatural y dado que el tema de los vampiros y los hombres lobo estaba comenzando a agotarse, ¿qué mejor que fijar ahora el punto de mira en los propios ángeles?

Danielle Trussoni nació en 1973 en Wisconsin, donde se graduó con un BA en Historia e Inglés y posteriormente cursaría específicamente sobre escritura de ficción. Tras escribir Falling Through the Earth, un relato donde narra lo crudo de la guerra en Vietnam a través de las vivencias de su padre, se lanzó al género de la novela y su primera obra es la que tenemos entre manos: Angelology. El libro de las generaciones.

El libro está claramente dividido en tres partes, una primera donde presenta a sus personajes principales, una segunda parte donde hace un flashback para explicar lo ocurrido antes del comienzo de la historia en sí con el fin de unir ambas en la tercera parte, donde se precipitan los acontecimientos, se resuelven todas las dudas y se llega al final propiamente dicho de la novela.

La historia gira en torno a dos personajes principales. Evangeline, que vive en el convento Saint Rose donde su padre la dejó a cargo de las hermanas cuando era pequeña. Como era de esperar dada su profunda educación católica acabaría por tomar los votos y quedarse allí como una hermana más. La rutinaria vida monacal se ve de pronto saltada por los aires cuando recibe una misiva de un tal Verlaine, investigador de arte moderno que pide permiso para revisar cierta correspondencia de una de las superioras del convento con el objeto de su estudio, Abigail Rockefeller.

En realidad el asunto no es tan altruista o erudito como parece pues Verlaine trabaja a sueldo para un excéntrico millonario llamado Percival Grigori quien busca cierto objeto sagrado custodiado desde hace tiempo por los humanos con el fin de ayudar a la recuperación de su propia raza, los nephilim (hijos de humanos y ángeles que desde antaño dominaban la Tierra) y que sufre una extraña enfermedad degenerativa.

Durante el periplo de ambos personajes para descubrir qué trama Grigori, Evangeline y Verlaine topan con una antigua organización a la que al parecer la familia de la joven pertenece desde hace varias generaciones, los Angelólogos, estudiosos de los ángeles y los nephilim cuyo fin es acabar con su hegemonía sobre la raza humana. También descubren la historia del nacimiento de los nephilim, la caída de los ángeles guardianes y todo tipo de secretos que hacen que la vida de Evangeline dé un cambio radical y la acerque de nuevo a una figura que jamás pensó que volvería a ver: su abuela Gabriella.

El final es brusco, algo previsible y desde luego abierto, cosa que parece estar convirtiéndose en un tópico demasiado extendido últimamente entre las obras de ficción que han llegado a mis manos. Particularmente prefiero los finales cerrados, donde el autor termina la trama principal de forma satisfactoria resolviendo todas las dudas aunque deje algún cabo suelto de menor relevancia que pueda llevarle a retomar una segunda parte con garantías de continuidad. Un ejemplo de esto está en la trilogía de Brandon Sanderson llamada Nacidos de la Bruma.

También reseñar que su estilo de escritura no es demasiado interesante, siendo en algunos momentos ágil y rápida para decaer brutalmente en otros saturando de información a veces poco interesante mientras por otras solo pasa por encima. Los nombres de los personajes aluden en su mayor parte también a la temática del libro, no entiendo muy bien el motivo pero bueno, con nombres como Evangeline, Gabriella, Raphael, Grigori, etc. Por el lado bueno la historia es bastante original y adulta ya que no recurre al manido tópico de que los ángeles son buenos, puros e incorruptos sino que añade que pese a su belleza también pueden ser crueles e ininteligibles, tan peligrosos como benignos pero siempre desde un punto de vista lógico, lo cual es de agradecer tras ver cosas tan infumables en el cine como Legión y similares.

A grandes rasgos, una lectura entretenida y diferente pero que no gustará a todos los que se acerquen hasta ella.

4 comentarios:

  1. Pues me ha venido bien esta reseña. Con lo que has dicho sobre el estilo, me has sacado de dudas sobre si pillármelo o no.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te haya sido útil ;)

    Gracias por tu opinión.

    ResponderEliminar
  3. Hola, leyendo tu sinopsis me da la sensación de que desconoces que hay una segunda parte, por eso el final queda abierto. (Iba buscando eso precisamente, a ver cuándo se publicaba, y di con tu entrada)
    Coincido contigo en la reseña. La primera mitad del libro se hizo leeenta , con demasiados datos. Por suerte, en la segunda mitad del libro todos esos datos comienzan a encajar como piezas de un puzzle. (A mi me gustó)

    ResponderEliminar
  4. Oh, estupendo saber que hay segunda parte :) tendré que echarle el guante rápidamente a ver qué tal ya que me lo recomiendas.

    Gracias por la información y por comentar :D

    ResponderEliminar