lunes, 4 de abril de 2011

Han concluido las VIII Jornadas de Rol en Sevilla


Todo lo bueno se acaba alguna vez, pero con la promesa de regresar el año que viene. Así ayer día 3 de abril bajo un cielo que de vez en cuando dejó algo de lluvia, se clausuraron las jornadas de rol de la ciudad, unas jornadas que dejaron grandes momentos tras ellas, muchos amigos nuevos y sobre todo una vez más la posibilidad al mundo rolero de la provincia de reunirse y tener también su momento, recordando a todos que el rol, mucho más allá de lo que dicen algunos sensacionalistas, es ante todo un elemento cultural sin atisbos de tantas cosas como se le han imputado injustificadamente.

Creo que el mejor momento de las jornadas para mi grupo, y para mí en primer lugar, fue conocer de primera mano a los responsables de La Marca del Este, cuyo juego acabará también siendo reseñado en este blog como libro que es. Gracias Steinkel, de verdad un placer enorme conocerte al igual que a Salva. Espero para el año que viene volver a veros y esta vez sí hacer rodar los dados en la mesa por ese gran juego que está dejando boquiabierto a todo el mundo y al que auguramos grandes cosas. También dar las gracias desde aquí a la gente de Holocubierta, que fueron amabilísimos y con los que tuvimos conversaciones muy interesantes sobre lo que está por venir.

También rememorar, cómo no, la firma de la Marca del Este y también del manual de Aquelarre, que no me pude resistir a comprar para poder llevarme firmado y dedicado por dos grandes del rol español, Ricard Ibáñez y Antonio Polo, que fueron tan amables de interrumpir las partidas que asistían para atender a otra fan más.

Por último recordar con especial cariño a dos señoras que se acercaron cuando mi grupo jugaba en mesa durante el torneo de Arkham Horror y nos preguntaron si era un juego de rol y si podían quedarse a ver cómo era aquello. Con amabilidad, varios componentes de éste las informaron que se trataba de un juego de mesa y que, aunque similar al rol, no era exactamente lo mismo. Ellas así y todo decidieron quedarse y al parecer se marcharon comentando que les había dado una buena impresión.

Es natural pues en el lugar se respiraba camaradería, buen rollo y respeto por aquellos que paseaban por el lugar sin ser participantes del evento. No hubo griteríos, no hubo broncas, altercados ni nada que en principio desluciera esos tres días. Gran trabajo por parte de la asociación El Dirigible y todos aquellos patrocinadores que estuvieron presentes aportando efectivos humanos, juegos, partidas de rol, softcombat y todas las actividades que se desarrollaron. Gracias también a todos aquellos que fueron por no esconderse y demostrar una vez más todas las cosas buenas que tiene ésta, nuestra afición.

3 comentarios:

  1. Pues sí, es una pena que tenga que pasar un año antes de volver para allá. La próxima vez quizás deberíamos ir con más tiempo o no enrolarnos a una actividad tan larga para poder participar en más cosas. Yo me quedé con ganas de probar la armadura xD

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotros, fue un placer conoceros en persona.

    ResponderEliminar
  3. Vaaaale, fue un placer por ambas partes ;) Seguiremos en contacto y ojalá nos envíen para testear algo vuestro desde Holocubierta.

    ResponderEliminar